Monologo= Los cuentos

LOS CUENTOS

Alguna vez se han parado a pensar en el tipo de cuentos que les contamos a nuestros hijos? Lo más curioso es que se los contamos para que se duerman… ¿Cómo se van a dormir con la cantidad de barbaridades que suceden en los cuentos? Espejos que hablan, asesinos en serie, ranas que se convierten en tíos buenos, ¡sexo duro!… Lo que me extraña es que los niños no se pasen toda la noche con los ojos como platos. Analicemos un cuento cualquiera: Caperucita Roja.

El cuento empieza diciendo que a Caperucita la llamaban así porque siempre iba con la misma caperuza puesta… ¡Que hay que ser guarra! Desde luego, hay que ver lo guarros que eran en los cuentos, no se cambiaban nunca, pero en ninguno! Ahí tienen a Heidi, cuatrocientos capítulos con el mismo vestidito… O a Pedro, que estaba todo el día con las cabras. Que menos mal que los cuentos no huelen…

Pero sigamos, que se me va. La abuela de Caperucita estaba en medio del bosque, enferma y sola. ¿Y qué piensa la madre de Caperucita? "¡Pues que se joda!" En vez de mandarle un médico, le manda un pastel… ¡Quiere matarla! Con el colesterol que se tiene a esas edades…

La madre de Caperucita era una psicópata. Porque, sabiendo que hay un lobo en el bosque, le dice a su hija:

–Caperucita, llévale tú el pastel a la abuelita que a mí me da la risa…

–Y manda a la criatura. ¡Vestida de rojo! Para que se la vea bien de lejos… Eso sí, para disimular, le dice que si se encuentra con el lobo, no le hable. Pues eso le falta al lobo, que encima le caiga antipática la niña…

¡Y es que los padres de los cuentos eran unos bestias! ¿Se acuerdan de los de Pulgarcito, que abandonan a sus hijos en el bosque? ¡Pobres criaturas! Menos mal que Pulgarcito fue dejando piedras y encontró el camino de vuelta. Claro, por eso los niños llevan siempre piedras en los bolsillos y no paran de coger cosas del suelo…

–Nene, ¿quieres dejar de meterte porquerías en los bolsillos?

Y el niño pensará: "Sí, hombre, luego tú te piras y a ver cómo vuelvo a casa…".

Pero sigamos con Caperucita, que, además de ser muy guarra, estaba más colgada que un jamón… Va por el bosque, se encuentra con un lobo y se queda tan pancha… Y es que la gente en los cuentos no se inmutaba por nada. A Cenicienta se le aparece un hada con un cucurucho en la cabeza, le convierte la calabaza en carroza, los ratones en pajes, y ella dice:

–¡Ah, pues vale!

Y, luego, el hada la manda a la fiesta pero le suelta:

–A las doce en casa.

Pero, ¿qué clase de encantamiento es éste? "A las doce en casa". Parece un encantamiento de madre. Seguro que Cenicienta le dijo:

–¡Pues a mis amigas les dejan hasta la una, jo!

Eso porque era una niña de antes… Díselo a una niña de ahora y verás lo que te contesta:

–¿A que vengo a las doce menos cinco y se jode el cuento?

Pero sigo con Caperucita ¡Y hagan el favor de no despistarme que a este paso no termino el cuento…! Habíamos dejado a Caperucita con el lobo… Que vaya numerito monta el lobo para comérsela, cuando se la pudo zampar en el bosque nada más verla; pues no: la manda por el camino más largo, se come a la abuela, se pone su ropa… Yo creo que lo que quería era vestirse de abuelita. Para mí que el lobo no era tan feroz como lo pintan… porque en el cuento de las siete cabritillas también se maquilla las patas de blanco para parecer una cabra… ¡loca! Pero, bueno, ¿era el lobo, o la Veneno?

El caso es que cuando Caperucita llega a la casa se encuentra al lobo en la cama. ¿Cómo pudo confundir al lobo con su abuelita? ¿Tanto pelo tenía la abuela? El caso es que el lobo se come a Caperucita. Pero no pasa nada, porque llega un leñador, lo mata y le abre la tripa. Y allí salen las dos. Vamos a reflexionar un momento sobre esto, porque hay un detalle sobre el que siempre se ha pasado sutilmente: de la barriga salen las dos, la nieta con la caperuza, pero… ¡la abuela está en pelotas! Claro, en pelotas, porque la ropa la llevaba el lobo… Y los niños ven esto. La escenita es fuerte, ¿verdad?

Pues esto no es nada al lado del de La Ratita Presumida, que eso ya más que un cuento parece un artículo del Cosmopolitan. Resulta que la Ratita empieza a ligar como una descosida en cuanto se compra un lazo y se lo pone en el rabo… Pero que liga con cualquiera… Pasa un burro y le dice:

–Ratita, Ratita, qué bonita estás. ¿Te quieres casar conmigo?

Y ella le dice:

–¿Y por la noche qué harás?

¿Por la noche qué harás? No me quiero imaginar lo que pueden hacer un burro y una rata en la cama. Vamos, ni Emmanuelle Negra… Ahora, el burro lo tenía claro:

–¿Que qué te haré por las noches? Iaaa, iaaa…

En fin, amigos. Estos cuentos son la base de nuestra educación, y todos nos hemos criado escuchándolos… No me extraña que estemos como estamos.

 

 

Xaztamenente……….

About these ads
Esta entrada fue publicada en Monologos del club de la comedia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Monologo= Los cuentos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s