Asturias- Origenes

Origenes.
 
 
La presencia humana constatada en Asturias se remonta al Paleolítico Inferior. Circunstancia esta ,que la sitúa a unos 100.000 años de distancia.Desde aquel lejano Paleolítico, la Prehistoria ha venido desarrollando diversos horizontes culturales en los que las tecnologías, unidas a los cambios climáticos, al paisaje vegetal y a la diversidad faunística, fueron generando, a su vez, un mundo  que, a través de sus ideologías, mitos y creencias, fue impregnando todos estos milenios hasta llegar a nuestros días , mediante los bellos testimonios de pinturas y grabados que, ha dejado por tantas cuevas y abrigos. Pero junto a esas expresiones plásticas, existen otros vestigios muebles, fruto de esa misma  prehistória, en soportes de hueso y piedra fundamentalmente. Algunos valiosos ejemplares de ese arte mueble se pueden contemplar en el Museo Arqueológico de Asturias, en Oviedo. En la medida que nos referimos a aquellas comunidades prehistóricas que fueron transformándose, de recolectores de alimentos a productores, estaremos también hablando del paso de comunidades cazadoras nómadas a otras más sedentarias. Proceso éste que puede situarse entre los 35.000 y los 4.000 años aproximadamente. De los 35.000 a los 9.000 años, coincidiendo con el Paleolítico Superior, puede decirse que es el periodo más fecundo en arte parietal, como es el caso de las cuevas de Candamo, Tito Bustillo, el Buxu el Pindal, la Loja, etc.

Desde los 9.000 a los 4.000 años, se desarrollará un proceso de sedentarización, compartido con una economía de la caza, en el que nuevos factores mítico religiosos se harán presentes. Es el período de los grandes campos tumulares o de enterramientos, como el de la Sierra Plana de la Borbolla, en Llanes, o el de la Sierra de Penouta, en Boal, entre otros muchos, pues hasta la fecha se han reconocido cerca de 700 túmulos por toda Asturias. Necrópolis en las que cada túmulo encierra una sepultura dentro de una construcción dolménica, como, por ejemplo, el dolmen de Merillés, en Tineo, los del Monte de Areo, en Carreño, o le de la ermita de la Santa Cruz, en Cangas de Onís.

A partir del año 2000 aproximadamente, y hasta el siglo anterior a Cristo, y coincidiendo con el horizonte cultural de la Edad del bronce, las explotaciones mineras, como consecuencia de la aparición de la metalurgia del cobre, constituyen una de las actividades más importantes que dejó en Asturias numerosos testimonios. En el II milenio se encuentra datado, entre otros, el ídolo de Peña Tú, situado en Puertas de Vidiago, en el concejo de Llanes.

En cuanto, a la cultura castreña, perteneciente ya a la Edad de Hierro y, en cierto modo, a la época histórica, cabe señalar que es el resultado de un periodo belicoso y, por lo tanto, cargado de inseguridad. Circunstancia que obligó a la creación de estos poblados fortificados de los que, solamente en Asturias, se han reconocido más de doscientos cincuenta, hasta el día de hoy. De entre los visitables se pueden citar el Castellón y el de Mohías , en Coaña, así como el de San Chuis, en Allande.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Las fotografias de algunos de estos restos podrán verse en el apartado fotográfico de este espacio.

Las gracias a " internet" que proporciona todo lo que se pueda investigar en cualquier materia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Asturias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s