La mano fria

  LA MANO FRÍASegún cuenten dellos vecinos d’una aldega de Samartín de Valledor, parroquia del conceyu de Allande, vivía hai tiempu nuna casa pequeña, un albañil tranquilu al que-y prestaba falar pelos coldos, pero que yera mui queríu polos habitantes del pueblu porque nes sos charres surdía, de xemes en cuando, guapos cuentos qu’afitaben l’atención de neños y mayores; sobre too cuando se reuníen nel llar. El llugar onde vivía, dalgo allonxáu del pueblu, y arrodiáu d’árboles, daba un ambiente especial a les polaviles o filandones (xuntances familiares y/o vecinales alredor del llar nes llongues nueches d’iviernu pa filar, contar hestories) que se facíen na so casa: los páxaros, el burbús del vientu y esa particular oscuridá que se siente cuando se ta acabante la última lluz, ayudaban a respingase un tanto enantes d’empicipiales.

Un día de los suyos, y que camudaría la so manera de ver y sentir les coses d’esti mundu, taba cenando con toa tranquilidá l’albañil; por toa lluz, un candil per dalgún llau, un tueru n’áscuares nel que caleciere la cena.. Taba solu y nun atopaba na cena más consuelu que’l que puede alcontrar un mayestru en reñer a un escolín; nun pensaba muncho, sinon que dexaba vagar la mente per ente lo insípido de lo que comía. Asina lo llevaba: comer y llavar la cacía de cualaquier manera, sentase a fumar l’últimu pitu del día mientres se va enfriando la casa y preparase p’achucase.

A puntu taba d’apagar el candil, cuando una solombra indefinible apaeció pela paré onde nun tendría que tar, pela que sí tendría llueu, y per otra tercera dempués, que yera onde taba’l candil, y apagó la vela.

Buscó caricós nel feble resplandíu del llar, buscó cerilles, y trató de prender la vela. Nun había manera. Lo intentó más veces, tantes como-y permitió’l miéu qu’arizaba’l llanuxu de la so piel, esi mesmu miéu qu’él espetara nos rapazos colos sos cuentos. Casique de sópito, segundos anantia de prender la postrer cerilla, dalgo asina como una mano fría, daqué frío, una textura fría, un calor fríu, posóse nel so gargüelu.

Con dalgun zarapicu en suelu, averóse a la puerta y, como intentando nun incomodar a quien ellí hubiera, corrió’l piesllu, abrió llixeramente la puerta, pasó al otru llau como queriendo ser más flacu de lo que yera y bendixo aquella lluz feble que dexaba ver les solombres de los árboles como solombres azules d’un cielu prietu. Fixo esfuerzos pa nun correr, guetando alcontrar lo que-y quedaba de cabal; y empobinóse a casa del so amigu del alma, a que-y dexara dormir na so casa, a que-y quitara esi fríu del so cuellu.

Dicen la xente del llugar que, acabante llegar ante’l so collaciu, miró-y con güeyos axorizaos, que quixo falar pero nun pudo y que se desmayó. Aquel, esmolecíu, consiguió reanimalu, con tortes, con agua, cola fresca de la nueche.

Nada pudo facer entós l’albañil para torgar qu’unes llárimes finaran el so camín ente toes les perfondes agurries qu’esa mesma nueche aprucieron na so cara.

 

####################################

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuentos asturianos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s