Los miedos de los neños, en Asturias

    Seguro que a todos nos asustaban de neños con algún ser fantástico que nos hacía obedecer y temblar de miedo, aquí algunos de los " cocos" asturianos       

 

 

 El Bu
Asustachicos asturiano. Cuando los chicos quieren asustarse unos a otros, haciendo el coco, se dicen: Buuuu…    En   su    poema ¿Quién llegó? escribe Gloria Fuertes:
   
Llegó vestido de azul.
¿Quién llegó?
—El Bu
       
El Cortador


Asustachicos asturiano. La cáscara de la nuez o maciu mancha mucho. Para evitar que los niños se pongan las manos negras, se dice en el pueblo de Purón que el cortador viene a cercenar las manos que estén sucias de maciu

El Paparroxu


Asustachicos asturiano, cuyo nombre parece contener la raíz papar(devorar sin masticar).

El Papón

Así se denomina en Asturias (N. de España) al personaje conocido como Papau en Portugal y Papu en Cataluña. En cualquier caso, la etimología parece transparente: el Papón es el que papa, devora a sus víctimas sin masticarlas.
Según definición recogida por Cabal 1983: 167, el Papón tiene talla gigantesca, boca enorme, ojos de fuego y estómago de horno ardiente. Las madres asturianas encantan así a sus crías:
 

—Calla, niño; calla, niño,
mira que viene el Papón,
y que viene preguntando
dónde está el niño llorón…

El Perfeuto

Asustachicos de Asturias (N. de España). Vive en las chimeneas de las cocinas, de donde sale, a llamado de las madres, para dar cuenta de niños difíciles.

El Rampayu

Asustachicos asturiano, del que poco se sabe; salvo que con él amenazan madres y sirvientas a los niños llorones o insomnes: ¡Que te lleva el Rampayu!

El Rapeo

Asustachicos asturiano, del que poco se sabe; salvo que con él amenazan madres y sirvientas a los niños llorones o insomnes:¡Que te coge el Rapeo! Puede que quede en su nombre huella del verbo latino rapere, «raptar».

El Sacamantecas
 
A diferencia de dos de sus parientes próximos, el Coco y el Hombre del Saco, el Sacamantecas es un asustachicos hispano que no ha cruzado el Atlántico; dentro de la Península, aunque no está tan extendido como los citados, se le conoce bien en muchos lugares (p.ej. Extremadura, Soria, Aragón, Ciudad Real —donde se le conoce como el Tío Sacamantecas, en lo que parece un cruce con el Tío Camuñas—). En Asturias es también muy conocido, pero con el nombre de Sacaúntos, Hombre del untu o Probe l’untu («el pobre del unto»). En Aragón se le atribuye un carácter vampírico (v. Andolz).
Sordo Otres 1991: 109-10 recoge varias historias sobre este personaje, recogidas por él en pueblecillos asturianos. En Fresnéu se habla de Juana l’Untu, una mujer escondida en una cueva que saca el unto a los críos. En Belmonte, se asegura que el probe l’untu tiene la cara tapada (como la Caparrucia), y que corta las manos de sus pequeñas víctimas. En Coviella, Madriñañes y otros pueblos se dice que el Sacaúntos se sirve de un saco para guardar a sus víctimas (ver Hombre del Saco); y en Jelgueras se afirma que el siniestro personaje llega al extremo de cebar a los niños, como si se tratara de ocas, para luego extraer sus mantecas. En ocasiones, el Sacaúntos roba también la sangre (ver el Sacasangre).

 

El Xegome

Asustachicos asturiano.
La Caparrucia (Kaparruzia)
Asustachicos asturiano, a la que se representa con un saco tapándole la cabeza

La Guaxa

Asustachicos asturiano, muy semejante a la Guajona de Cantabria: una vieja seca y arrugada que se aparece por las noches y abre las venas de las personas y criaturas con el único diente que tiene, para chuparles la sangre y la vida(Arrieta 1995: 168). Tiene, además, ojos de fuego. Y advierten las madres a sus hijos traviesos: —Miá que te come la guaxa; y de algunos infantes que se mueren, aseguran: —Comiólu la guaxa o —Llevólu la guaxa (Cabal 1983: 448).
En opinión del folklorista Aurelio de Llano, se trata de una voz onomatopéyica que recoge el grito de búhos y lechuzas, oído en Asturias como guax, guax. Recuérdese que bruja significa primeramente, en castellano, lechuza; y que el nombre italiano de la bruja, stregha, deriva igualmente de la strix (lechuza) latina.

 

La Paparresolla (Paparrasolla)

Es personaje del folklore de Asturias (N. de España), donde las madres cantan a sus hijos díscolos la siguiente consideración:
 
 ¡La Paparresolla
se cayó en la olla!
¡Ay, que te come
la

La Zamparrampa

Es personaje asturiano. Dicen que allí avisan las madres:
 
—¡Miá que te va a comer la Zamparrampa!
Y la describen así:
 
—¡Ahí vien la Zamparrampa
con les tripes ‘n a garganta.
Su nombre, como el del Zamparrón, parece aludir a su voraz apetito, que le lleva a zamparse no pocas víctimas.

La Zancarabanca

Asustachicos asturiano, también llamado Parranca o Barranca.
Paparresolla!

Manona

Por Asturias, Castilla y Extremadura, que sepamos, existe el mito, ya muy diluido y casi inexistente en las leyendas del lugar, sobre un extraño duende de nombre genérico la Manona, la cual, según Llorente Vázquez, se manifiesta como una «horrorosa y gigantesca mano que perturba todo en una casa, trastornando todos los aperos del ganado y útiles de labranza. Con ella es imposible orden ni arreglo alguno doméstico, porque su perversa complacencia es embrollarlo todo».
Lo malo es que esta ciclópea y peluda mano también se complace en apretar el cuello y el pecho de algunos durmientes cuando éstos disfrutan de un apacible sueño, que deja de serlo al instante de sentir una opresión en la garganta que les dificulta respirar y provoca pesadillas.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Asturias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s