Los Infantes de >SOTO <

LOS INFANTES DE SOTO LOS INFANTES
 
 
 
   Soto de los Infantes es un pueblo de la parroquia del  mismo nombre , en le concejo de Salas. SItuado a orillas del Narcea, y rodeado de las sierras de Courío y de Curiscada, perteneció en otros tiempos al coto de S. Salvador de Cornellana.
  
  El caso es que en este pueblo queda un trozo de pared cubierto de hiedra, ruina de un antiguo palacio. Según saben bien los vecinos, en este palacio habitaba hace tiempo una reina que , para gran consternación suya y sin saber cómo explicárselo, tubo en su primer parto hasta siete hijos, todos varones y sin especiales carencias. Asustada por acontecimiento tan insólitoy, es de suponer, algo trastornada por los sufrimientos del parto, cogió a seis de las criaturas, las metió en una cesta y se las dio a una de las criadas de mayor confianza que tenía, mandándole que tirara la cesta  en el Narcea. El rey solo conocería al infante que la reina salvó. Esa era, al menos , su intención.
  Pero quiso la casualidad, o algún aviso de los cielos, que se toparala criada con el rey cuando se dirigía al rio y que este, de natural poco curioso con las faenas de las criadas y siervos, se interesase por lo que llevaba con ella.
   – Nada importante, mi señor, los perros que ha parido la perra mayor.
  – ¡ Coime ! ¿ Ya parió ? Déjame verlos.
  – Están de poco ver – respondió la criada – y, a lo que se ve, de poco merecer.
  – Da igual mujer, de la mi perra no puede salir nada malo.
  – Pero señor….
  – Ni señor ni nada, tú me enseñas los perrinos y se acabó la tontería.
    No le quedó mas remedio, pues, a la criada que abrir el cesto y enseñar lo que llevaba. No fue asombro, no, lo que el rey sintió entoncesy, a una primera reacción de ira, le sucedió una más cierta calma, cuando se enteró por la criada de los temores de la señora. Más calmado, decidió el rey pasar por el momento del gran pecado cometido por su mujer y, para no contrariarla, mandó que se  buscasen unas nodrizas y que fuesen con los infantes a un lugar lejano, donde su presencia no llamara en exceso  la atención. Así se hizo, y durante años no se supo nada en el palacio de ellos, y la reina siguió en su consentida ignorancia. Los niños crecieron bien, sanos, fuertes,traviesos como suelen ser los niños; el tiempo pasó para todos, como acostumbra, y cuando los niños se hicieron mozos, mandó el rey organizar una fiesta en el palacio y que vistieran a los siete niños iguales y que todos se presentaran a la fiesta.
   En el gran  salón iluminado, dispuso a los infantes todos juntos y que pudieran ser vistos nada más entrar en él, de manera tal que, cuando la reina entró, y los vio, le dio un vuelco el corazón y con ojos asustados a su rey y señor miró ( hay quien dice que , antes,  mandó llamar al cocinero para preguntarle qué había puesto en la comida). Con una ira que ni el paso de los años había llegado a consumir, aunque sí contener, le dijo el rey:
  – Míralos bien, hasta dos veces si quieres, míralos bien, y dime entonces cuál de ellos tu hijo es.
    No pudo hacerlo la reina, pues allí mismo, y cuando aún no había acabado el parlamento del rey, cayó desmayada……..
 
 
         Hay rumores de que estos siete infantes más tarde fueron los siete infantes de  Lara.????????
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Leyendas de Asturias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s