Obra en asturiano de Pachin de Melás

EL TRATU DE QUICÓN EL MAGÜETU

MONOLOGO EN ASTURIANO

ESTRENADO EN EL TEATRO DINDURRA DE GIJÓN 

EL 23 DE NOVIEMBRE DE 1912

ESCENA UNICA

 

Planteamiento :

                           

    Viejo aldeano. Truchimán y marruyero . El hombre fue a la feria con una burra , para  cambiarla por un pollino, y dio con un gitano que le hizo una tracamundia de mil demonios, y a cambio de una burra, algo vieja, eso si , llevo una "bucha" toda llena de "llaceries".

     Al levantarse el telón aparece Quicón. tirando con todas sus fuerzas de un ramal que figura estar amarrado a un pollino que no se ve al principio porque, naturalmente, está metido entre bastidores .

     Tira el hombre del ramal cambiando todas las posturas imaginables… y nada. el burro no asoma .

     La decoración es selva.

     El personaje saldra caracterizado a gusto del actor, teniendo en cuenta los antecedentes que de su persona quedan expuestos.

 

 

Representación :

                                      

    QUICÓN. (Renegando.) Arre, burru arre, arre. ¿ Non vendrá un rayu que te lleve ?. ¿ Nun abrá un demoniu que te fundia les costielles ?..Arre, arre burru…¡ Mal añu… ! Non llego a casa hoy; amanezme po’l camín , ansi Dios me salve… Arre, burru…¿ Como mil demonganos quies que te fale ?…¡ Que condenación !… Anda, anda,anda… (Sale por fin el burro, que no describimos porque en el monologo se pinta solo) Gracies a Dios que andoviste cuatro pasos. (Con sorna) Soo, para, cudiao, nun corras tanto, despacio, a poquinín a poco, bobu. ¿ Non ves que vas cansar, y ye una llastima que ximielgues los cadriles ? (Con toda la melosidad y mal humor posible) ¿ Quien fue to ma ?  ¿ Quien seria la burra que te hecho al mundo a ti ? ¿ Non valia mas que hubiera nacio una cádava y a lo menos fariamos bastones ? ¡ Que sol allumó pa mi hoy ! ¿ Como el diablu me tentó baxar a la feria y facer esti cambiu ? (Al pollino) ¡ Cudiau que yes feu, peludu, vieyu y esparragáu ! Home, po lo guapu apetezme date un carambelu… Si non fora por los seis pesos que me costaste, danme idees de llevantar el puñu… y…

 

    (Al publico) El casu ye que la mio Teresa, andaba ronca que ronca, aveyando por min, pa que ficiera tratu con la burra que teniamos en casa y que la probe ya habia dao lo suyo tocante a trabayos y sudores. Trabayó la probe años y años, sin dar mas desgustos que dalguna que otra zampada en los regatos. Aparte d’algunes zunes, yera la mio burra, una burra como toes… una burra.

 

    Roncaba la mio Teresa espoxigando por min : "Quicón, que la burra ya ye vieya…Quicón que quiero cambiala… Quicón compra un pollinín…" ¿ Y quien aguanta una muyer cuando se i enrebisca una cosa na mollera ?

 

    Y amaneció hoy. ¡ Llástima tuviera dormiendo tovía ! Y aparejando la burra con la albarda nueva, y dempues de llimpiái unes goteres de follera que tenia na panza, por aquello de que paeciera bien, salí de casa y pasu a pasu empovineme a la villa pa facer el tratu na feria de San Antonio.

 

    Pa falalo too y pa que el diablu non se riya de la mentira, yo llevaba encamentao acabar deseguida’l asuntu, por mor de facer otros enriedos y porque a mas golienme unes sardines tostaes que taben en un platu, y queria soborgar un poco sidre del tonel d’un vecín que allí taba.

 

    Metime n’el barullu de xente tirando de la burra, y aquí sepártome d’una vaca que truñe, allá d’un caballu que llevanta el mandil y acullá d’unos gochos que tán foza que foza amarraos d’una pata, cuando sin más ni más plántase dellante mín un xitanu, altu, trabáu, güen mozu, prietu, con una chaqueta de pelu, unes barbes cortaes a hachu y un pañuelu coloráu enrolláu al piscuezu.

    El mírame, yo mírolu; y va y dizme con una fala revesosa y que paecia que i daben gómitos :

    — (Remendando el habla.) Dígame ozté, paisano, ¿ Cambiamos la bucha ?

    Yo, mal rayu si’ pense que me decia a mín. Y golvió otra vez a falame :

    — Paisano, ¿ cambiamos la bucha o no ? Esa bucha por otra nueva que yo le doy.

    — ¿ Fala conmigo ? ¡ La bucha ! ¿ Que bucha, on ? ¿ Llama ansí a la mio burra ? Non, entós yo quiero un buche  ¿ oyolo ?  Un pollín pa la mio muyer .

    — Poz venga ozté pa ca , verá canela. 

    Fui tras d’el y llevome al par d’un arbol arrodiáu de pollinos que taben con la cabeza metia un per otru que tal paecía que taben llorando o faciendo penitencia.

    El xitanu llevanta una verdasca y déxala caer so’l llombu d’un pollín d’aquellos y lo mesmo que si i punxeren la llétrica, blinca un, listu, correchu, guapu, garbosu.

    — Ya te cayisti, xitanu; dixe yo pa min, al ver aquel burru.

    Y él col palu, failu correr d’aquí p’allá, tírai de les oreyes, tírai del rau, llevántai el focicu, ensiñame el dentamen y dempués de sobalu abondo, pegai un verdascazu y dizme :

    — Ve ozte qué hermosura, ete e un ange, er niño bonito de toos, e una alhaja, llévelo ozté y le irá dando bezos por la carretara po lo graciozo que e.

 

  ¡ Ca vez que me acuerdo ! Si toy que españo. (Al pollín) ¿ Yes tu aquel ? Tú, el ángel, tú a quien yo diba dar besos… Como non te dé…

 

   — Güeno, güeno, dixe yo al xitanu, déxesede falar… y vamos al tratu. ¿ Cuánto val el burru ?

   — ¿ Ozté lo miró bien ?

   — ¿ Fai falta poner antiparres ?

   — Eztá cuatreado, ¿ eh ?

   — ¡ Non, pa cuatriá la mio burra !

   — Ete e vivico.

   — Güeno, vivu o morriendo, diga cuánto val, sinchar tiempu.

   — Dezaguida va. Veinte chulés y la burra.

   — Ja, ja, ja, venti chules ¿eh ? ¿ Chules dixisti ?  ¿ Pa chulu non  basta usté, puñeteru  de los demonios ? Déxese de gromes…

   — Le digo que veinte duros.

   — ¿ Veinti qué ? Pa casa, pa casa : a min con chulés, ¿ eh ? Fala en cristiano, xitanu, y arreglarémonos.

 

   Apuraes les cuentes… enredámonos n’el tratu. Fue  bajando el, ofreciendo yo; que si me convién, que si soy de razón; aprietamos les manes, tercia unu; utru fala d’aquí, utru fala d’alla; que si marcho, que si quedo, y dempós de dos hores cierramos el tratu, Seis pesos y la burra di pol pollinucu aquel que blincó delantre de min, llistu, garbosu. Chamos la robla, mazco unes sardines con dos tariegues de sidre; merco unes tablilles pa la neña y un pañuelu pintu pa la mio muyer, echo el borricu delantre, y pa casa.

 

   Diba mirando de regüeyu al pollín, de la que andaba, y non sé por qué non me paecia tan tiesu, ni correchu como anantes. Al pasar per xunta los guardies topo a Xusto de Rozaes que me diz :

   — Ah Quicón, ¿ mercasti eso ?

   — Home, si, ¿ Que te paez ?

   — To diciti : esi burru ye sordu, ¿ no i ves la oreya zurda tiesa ? Tienla baldá. ¿ Xiblai a ver, Quicón ?

   El diañu me lleve si non yera verdá.

   — ¡ Bah !, dixe yo, si tien tapá una quédai la otra: pa lo que tien que oyernesti mundu…

   Segui mas palante y pintase na carretera Pinón de Castiello.

   — ¿ Qué lleves ahí, Quicón ?

   — Ya lo ves, un burru.

   — ¿ Tas ciertu ?

   — ¿ Non lo ves, barájoles ?

   — Yo non veo más qu’un pelleyu andando metiu en cuatro palos.

   Dixome utru mas palante :

   — ¿ Vas rifalu, Quincón ?

   — ¿ Tan malu ye ? Pos non tien esparabanes.

   — ¿ Que non ? Unu en ca pelu.

   — Nin llaceries.

   — N’home, non; en ca güesu una.  

  — Total ¿ qué tien ? ¡ rebarajo ! ¿ una nube nun güeyu ?

   — Eso non ye nube, y’un chubascu, y el utru güeyu tienlu apiegáu.

   Enciende’l chisqueru, Quicón , pa enseñái el camín

   Yera munchu cuentu , que cad’ún que topaba, sacábai una falta al burru.

   Seguimos andando, fala que fala al pollín, y entonces arreperélu bien.

   ¡ Virxen Santa ! ¡ Qué burru cambié ! ¡ Qué seis pesos me llevaron ! ¡ Qué cataplasma me metieron !

   Aquello non yera pollín, yera una malición. ¡ Qué andares ! ¡ Qué garbu y qué sal tenía ! 

   Y non fue iso lo pior; al doblar un recodu entrai la temblaera y una pata vai p’alli, otra p’alla. Les de alantre pónense en cruz y yo amoriando por ver aquella fegura de pollín espatuxar sin poder tenese, fálsieni los cadriles y alli tuve plantáu esperando que  i pasase la furfuga o que ganase la cebá.

   ¡ Qué furfuga ! ¿ Yera el ansi, yera el ange, el niño bonito que decia el xitanu, yera esta alhaxa que llevo en prenda.? (Condolido)

   ¡ Pollín po lo que más quieras, mira que me mata la mio Teresa. Ponte tiesu, baxa esa oreya, quita los esparabanes, ximielga los cadriles, abre isi güeyu, cuerri isa nube, sana les llaceries  y ponte como cuando te vi na feria y saltasti como si tuvieres la llétrica !

   ¿ Non quies ? Entós, hala, pa casa, arre, anda. ¿ Nun quies ? ¿ Que diaños te dio’l xitanu pa ponete llistu ? ¿ Non se i baldará la llengua, como tú ties la oreya ? ¿ No i saldríen a él los esparabanes qu’a ti te sobren ? ¿ Non se i pondrá un güeyu virón como tú ties los dos ?

   ¿ Qué ties floxedá ? Arre, arre. Pero ven p’acá , corazón ¿ qué me dirá la mio Teresa al llevate a cambiu de la burra aquella que a la par  de  ti  yera  el  caballu  de  Roldán ?  ¿ Quien va pa casa hoy ? ¿ Qué me va a dicir la mio muyer al veme llegar contigo, la cataplasma mayor de la feria ? Anda, pollín, por la burra que más quieras, pol piensu que te voy a dar, po la yerba que vas a comer, anda, anda.  Non llego a casa  hoy. ¡ Ay !  ¡ Que chulés me llevó el xitanu…!  (Desesperado) 

   Aspera un poco, veraste tú agora, a ver si montáu andes, pares o caes d’una vez. ¡Aupala! (Intenta montarse, pero el burru cimbla y allá va el pobre Quicón al suelo. Queda sentado rascando la cabeza y mirando lastimosamente al pollino y exclama compungido:) 

  — San Antón te guarde , ange.

            

– T E L Ó N –

   

Emilio Robles Muñiz  (Pachín de Melás )

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Asturias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s