A la vieyez vexigues

 

A LA VIEYEZ  VEXIGUES

Esti cuentu pertenez a la :

 

Colección de cuentos y "coses" 

escritos expresamente para el 

CENTRO ASTURIANO DEL ROSARIO DE SANTA FE EN ARGENTINA

    

Gijón 1909

 

 

Per los caminos y caleyes oyíase el patucar de les madreñes, que sacaben fuéu al encatiase nes piedres del camín, y dalgún ixuxú retumbaba per les eres abaxo, xúntandose co’l cantar recio y melgueru.

   Per equí una neña prieta y respingada apúrrei  panoyes a un mozu que les enriestra con maña; per allá un mozacu diz non sé qué a una moza que se pon collorada, y acullá una panoya fué dar nos focicos d’un atrevíu que echó un plizcu n’una ñalga dura comu un pegollu. Too ye risa y groma. Esti diz un cuentu con apegadiella; el utru echa un cantar qu’atorolla la cocina, y el de más p’allá da un blincu, piegando un testerazu na viga la tenà. El pote fierve co les corbates que y’ un gustu; revienten les de magüestu; chispa’l fueu; afuma’l candil, y… Pinón durme que durme, asentáu n’una tayuela, co los brazos  desmanganiyaos y apretando n’os llabios una colilla negra y babosa

Xustu cunta un cuentu de mieu que da curuxía; y una moza, que i pruñe’l cuerpu por armar bulla, tira una panoya, que fué a dar so la panza de Pinón, sultiendo comu si díes na pelleya d’un tambor.
   Pinón llancía un berríu que semeya un vómitu, y llevántase fechu un cuélebre.

   — ¿Quién tiróme la panoya? -entruga, rucando los dientes

   Toos callen y rínse per lo baxo.

   — ¿Enfadose, Pinón? -diz la mozuca prieta.

   — Enfadame, barájoles, non. Pero ises gromes…

   — Amos, Pinón. non roñe, non roñe. Venga pa ca y asiéntese xunto a min diz con desemulu la rapaza que i solmenó’l panoyazu.

   — ¡Asentame xunto a ti!  ¿Pa que, rapaza? ¿Pa que me de el pigazu? ¿Ye too isto les gromes y los xuegos  que sabéis? ¿Ye too iste’l divertimientu d’una esfoyaza? ¡Barájoles co los mozos!… ¡Nos mios tiempos…!

   — Entame vusté dalgo. Pinón.

   — Non; yo per min… Non penséis, que non teno humor pa facelo…

   — Pos hala, agora. -falen toos aveyando per elli

   — Pos… güeno; en mazcando la garulla y en sofitando les riestres de maiz, xugamos al zapatu.

  Nun momentin sofitaron les riestres de maiz nel horreu, bazcullaron el pote de les corbates, y el dentamen de cad’ún trabaya abondo bien.

  Xusto taba pa un llau, falucando pa consigo.

   — Pinín, apurremi una pantusa del cuartu to güela. -diz Pinón al nietu.

   — ¿Vas xugar tú? -entruga Xusto.

   — ¿Nonto xugar? Non… tú. Ya m’encamaba yo que non sonara’l roncón.

   — Home, home, a la vieyez, vexigues, Pinón; a la vieyez, vexigues.    

   Pinón non fai casu. Los mozos y les moces asiéntense n’el suelu faciendu corru, llevanten les rodies y apértenles unes con utres, dexando fechu a moo d’un furacu too el reor, y per illi cuerre´l zapatu pe les manes de toos, que metíen per ente les rodies.

   Pinón, apuxando, asentóse metanes dos neñez abondo palabreres. En metá del corru ponse un mociquín gayasperu y ascomiencen a xugar. Una rapaza del llau de Pinón fai una seña maliciosa’l mociquin que se queda, y entón va pa Pinón y atópai el zapatu debaxo les sos rodies, que pa iso lu apurrieren pacia allá   

   — Agora quédase Pinón. -diz per allegre una neña.

   — Quédase Pinón. -falen toos a una.

   Y Pinón  -dando un gufiu- llevántase y ponse metanes del corru.

    Iso, iso yera lo que buscaben los mozos. Qué risotaes, qué groma. ¡Anxela Maria! Y como Pinón non s’arreglaba bien por mor de la panza, allí yera gusto velu arresoplarcom’un xatu, aforfogáu, sudorosu, rabiando per algamar el zapatu que s’esnidiaba per baxo les rodies de toa aquella xarramandía, y cuando menos lo cuntaba, cayiai de plan un zapatazu nes ñalgues, nel cadril, nel renaz, llombu o costielles, frayándulu per d’afechu; pos daben como si tocara Dios a xuiciu, y seguien les gromes y les rises.

   Pinón, amusgáu per doloriu, ente la chunga de los rapazos, foi sentase n’el escañu, rascando les costielles.

   Xusto, al par d’illi, fala per lo baxo:

   — Non escarmes, Pinón, non escarmes. ¿Vas ponete con los mozos? Home, a la vieyez, vexigues.

   Pinón, non gorguta.

 

   Cuerri la nochi; fuxe la ñeblina, dexando ver los montes y los valles; canta’l gallu; sonen les esquiles de los armentíos, y ente les sábanes branques, goliendo a lloréu, escuéndense les postreres rises de l’esfoyaza, y quiciás dalgún sueñu d’amor cierrará los gueyos d’una virxen, pos dalguna palabra sonó na s’oreya, mentanto nes sos manes reblincaben les panoyes de maiz al llau del galán coses que saben almíbare.

 

Emilio Robles Muñiz (Pachín de Melás )

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuentos asturianos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s