Llienda sobre´l Güercu

UNA LLIENDA SOBRE EL GÜERCU

Aquella aldea de Somiedu taba sometida cuantayá a una fuerte seca de veranu; poro, los sos homes teníen ante sí abegoses xeres de campu. Ún d’ellos, nun día especialmente cansado, decidió finar pronto’l so trabayu y batise en retirada, poro nun-y estrañó ver a un vecín suyo regando ainda la llosa de so. Lo que sí -y dexó ablucao foi velo, al poco, delantre d’él, al fondo del camín.

-¿Como ye que tas agora ante min si hai un momentu vite regando allá alantrones, detrás mío? glayó-y perplexu.

Pero nun-y retrucó, y si lo fexo, fízolo tan baxo que nun lu oyera; al cruzase con él, viólu un poco plasmáu, tenía la mirada nel infinitu, pero nun taba sele, sinón enllena medrana, y movía los llabios como diciendo dalgo, quiciabes la devolución del saludu. Nun-y prestó’l xeitu que tenía’l so vecín al cruzase; si nun fuera porque yera ensin dubia él, diría de xuru que viera una pantasma; acabante de pensar eso ximelgó-y un respingu per tol cuerpu y entainó’l pasu dica casa.

Al día siguiente sintió abondes ganes de glayar: ¡Aquel vecín que viere regando y énte él al poco, fuera atopáu muertu esa mesma mañana!; entóncenes entendiólo too, nun viera a una pantasma, sinón que fuera visitáu pol Güercu. A la fin, glayó.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Leyendas de Asturias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s