El neñu malo

                

Hoy cambieré de autor en este poema que aunque más largo de lo acostumbrado en el blog, creo que merece la pena…..

 

 

 

 

 

CAVEDA Y NAVA, Xosé

                    EL NEÑU MALU

 

Mediu apagáu el candil

y antes que’l gallu cantara,

Tuxa, llarimosa y sola,

cabu’l so ñeñín velaba.

So cuita aumenta’l silenciu

que reina pela enramada;

sólo la mar de mui lloñe

con sordos ruxíos brama;

sólo l’arroyu del monte

ente les peñes restalla,

y dalguna vez en güertu

canta’l paxarín del alba,

triste comu sos pesares,

doliente comu su alma.

Y los rayos de la lluna,

de pardes ñubes velada,

amortecíos pasando

pel mediu de la enramada,

en el rostru decaídu

do fexo’l dolor morada,

les llárimes solitaries

sorprenden de la cuitada,

que en so semblante parecen

comu paez la orbeyada

sobre la flor del romeru

cuandu risca l’alborada.

Les melenes despeinades

abaxando pela espalda,

sin pañuelu de cien flores,

sin corales na garganta,

cola mano na mexella,

pola pena solliviada,

de la cuna del so ñeñu

al empar está sentada;

sentada, cuidosa y triste,

pol so dolor aguixada,

más que palomba del monte

que llora de rama en rama

en sombríes carbayeres

la so perdida metada.

¿Y qué munchu, si nun tien

otru fíu la cuitada?

Ye’l frutu de sos amores,

coyíu recién casada,

retratu del que bien quier,

prenda d’una namorada.

Míralu tienra y sospira

porque’l so penar la mata;

y les manines de cera

mientres la fiebre lu abrasa,

cien y cien veces-y besa

o allá en so cuellu les guarda

y la carina encendía

con sos llárimes-y baña.

Ansí ñube del verañu

de goterines prendada,

rocía con elles les flores

que’l sol tien amortiguades;

y nun reñacen nin tornen

a ser del prau la gala;

del prau onde ñacieren

y onde’l calor les mata.

¿Qué fará la probe Tuxa

cuandu’l so ñeñín s’abrasa,

y ye perdíu el so lloru

y a meyoralu nun basta?

Velu sufrir y quexase,

y pa solliviar el alma

de les penes que la aflixen,

ansí dolientes les llanza:

 

“Anxelín fermosu,

bixu de to má,

¡qué penes-ydieres

si Dios te llevás!

¡Probequín! ¿Qué tienes?

¿Qué te fexo mal?

Calla, mi alma, calla,

nun te quexes más.

Mira, tengo date

un corriverás,

y un xatín pintáu

cpmu’l de to pá.

Tapa les manines.

¡Ai, que fríu fai!

Cierra los güeyinos.

¿Nun te dormirás?

Ora, ñeñín, ora,

bixu de to ma

Nun sabes, queríu,

qué penes-y das.

Si Dios te me guarda

has dir a Candás,

y un ñeñín de cera

al Cristu darás.

El gorrete nuevu,

valona has llevar;

la saya de xambre,

pañu de madrás,

¡Pero nun m’escucha!

¿Si lu agüeyará

la vieya Rosenda

del otru llugar?

Desque allá na cuerria

lu diera en besar,

pocoñín y a pocu

morriéndose va.

Dalgún maleficiu

la maldita-y fai

que diz qu’a Sevilla

los sábados va,

y qu’anda de nueche

per tou el llugar

chupando los ñeños

que gordos están.

¿Si’l míu la bruxa

tamién chupará?

Témolo en concencia,

témolo en verdá.

Mañana sin falta,

si e que llego allá,

con agua bendita

lu tengo asperxar,

y pone-y la cigua

antes de mamar;

y da-y pan benditu

mezcláu al papar;

y de San Benitu

se-y ha de colgar

la regla que fuera

del padre Bastián.

¡Cómu lu punxeron!

¡Ai, qué talu ta!

Yera gayasperu,

alegre, xovial;

soliquín andaba,

soltara a falar;

daba gustu velu

correr cabu’l llar

faciendo veyures

d’equí p’allá.

Y agora amusgáu,

sin fuelgu tomar,

nun tien más que güesos:

morriéndose va.

¿Pa eso dolores

contasti a to ma?

¿Pa eso hasta agora

te dio de mamar,

y tréxote en cuello

sin tomar vagar,

y llévate al sallu

y a casa te trai,

y pasa les nueches

aña que añarás?

¡Ai, Señor, qué penes

me da isti rapaz!

Pasalo per elli

más quixera, más;

que’l triste sos males

nun sabe esplicar,

y quéxase y llora

y faime llorar,

y remediu en tantu

nun puede afayar.

Qué dirá so padre

que na siega está,

si vien y morriendo

lu atopa quiciás?

Si quier Dios acasu

nun lu vea más,

¿qué consuelu entoncia

-y podrá bastar?

¿Ónde ta’l mio ñeñu

del alma?, dirá.

¡Mio Xuanín, que queríu,

qu’ansí me dexás!

¿Nin veré tos rises,

nin t’oiré falar,

nin ver los xatinos

vernás al corral,

nin en prau ente flores

más trebeyarás,

mientres que la yerba

gadaña to pá?

¿Pa quién les cereces

tengo yo algamar,

y traer a casa

ñeros de reitán,

y fer xiblatinos

y llumar el llar?

Pasó comu’l fumu

tan gratu solaz:

perdite, queríu,

nun te veré más.

Llevasti contigo

l’amor de to pá;

llárimes-y dexes,

amargu pesar…

¿Qué digo?, estó lloca;

mátame’l so mal.

¡Anxelín hermosu,

bixu de to ma,

qué penes-y dieres

si Dios te llevás!”

 

Calló Tuxa y el ñeñín,

comu si quiciás caltriara

la pena que da a so madre

y s’empeñás en calmala,

más galán qu’un anxelín,

cola cara sonrosada,

volviéndose hacia so ma,

que nu-y quitaba güeyada,

gasayóla y sonrióse;

y faciendo una monada,

allargó-y los braciquinos

n’ademán d’abrazala.

Dio-y na frente un besín,

y la cabeza inclinada

sobre’l so cuellu de ñeve

falagóla, y allugáu

nél fexo la so morada.

El suañu cerró-y los güeyos;

quedó so pena calmada,

que’l cariñu d’una madre

ye melecina probada,

y lo que nun fai ñatura

nunca del arte s’alcanza.

 

       (De Poesíes asturianes completes)

 

         

 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poemes en asturiano. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s