Asturias Visigoda

 
 
ASTURIAS VISIGODA  I
 
 
 
 
Existen pocos testimonios acerca de esta época. El Cosmógrafo de Ravena,
refiriéndose en el siglo VII a épocas precedentes, presenta a Asturia entre
las ocho provincias en que considera dividida España -Otra de las provincias
del Norte era Autrigona-, las cuales podían ser entonces independientes. Son
escasos los restos arqueológicos Visigodos, por la breve duración del
dominio, y lo reducido de la población Visigótica establecida en Asturias.

A finales del siglo IV, son desplazadas fuerzas romanas del norte y
noroeste, e incluso tropas reclutadas entre los campesinos, para cerrar el
paso de los pirineos a Suevos, Vándalos y Alanos, que saqueaban las Galias
desde el año 406. Sin embargo, un suceso fuera de la península viene a
cambiar el futuro:
En el año 407, fue proclamado augusto, Constantino III, en contra de
Honorio. El nuevo jefe impuso a las provincias hispanas nuevos mandos
militares y civiles, pero en el Norte de la península Honorio tenía dos
primos, Dídimo y Verniniano, que mantuvieron en obediencia al grueso de las
tropas hasta ser derrotados por Constante (hijo de Constantino III) y el
general Geroncio. Este da permiso entonces a sus auxiliares bárbaros, los
Honoriaci, de saquear los Campos Palentinos. Desde entonces no se tienen más
noticias de la Legio VII y demás fuerzas de la guarnición Norte. Los restos
de las fuerzas derrotadas se refugiarían en las montañas, puesto que Lugo y
León tenían murallas, otras ciudades de Galicia quedaban lejos para las
tropas de Geroncio, y los Astures quedaban a salvo en las montañas; cediendo
España pues a Suevos, Vándalos y Alanos, entrando estos por los pirineos en
el año 409.

En el año 411, los bárbaros llegaron a un sorteo de las provincias en
devastación. La zona correspondiente a las tierras Astures le correspondía a
los Vándalos Asdingos. Estos, sobrepasando León, Astorga y Valencia de don
Juan, llegarían a la Asturias transmontana por la vía del puerto de La Mesa
( hay un tesorillo de monedas de oro de Chapipi -Grado- que testimonia la
huida hispanorromana ante los bárbaros de las primeras invasiones).
Penetraron también por Pajares -vía de La Carisa- hasta Memorana (Lena) y
hasta Lucus Asturum. Habría una momentánea sumisión a los bárbaros por parte
de los Astures de la zona más occidental. Mas tarde surgen enfrentamientos
entre los Vándalos y los Suevos asentados en la Gallaecia, con alguna
intervención Romana, lo que desembocaría en el abandono de los Vándalos, del
Noroeste, para pasar a África, quedando los Suevos libres por la península
(año 429), toda vez que los hispanorromanos seguían dueños de las mejores
plazas fuertes, con los que intentó pactar en ocasiones Roma, por medio de
Censorio.

El Norte de España, estaba entonces libre de invasores; Astures, Cántabros y
Vascones, prácticamente aislados. Los Suevos se dirigían entonces al Sur y
al Este. Mansueto, enviado de Roma, intenta negociar con ellos para fijar a
los Suevos al Occidente de los Astures, recuperando a estos para Roma. La
paz duró poco. Nuevas incursiones y batallas vienen a desembocar en que un
ejercito Visigodo quede permanentemente en España, en la segunda mitad del
siglo V, actuando por su cuenta; y así desde el año 469, los Astures sufre
incursiones de los Suevos y Visigodos (de los asentamientos de los
Visigodos, viene el nombre que recibe la zona de losCampos Palentinos, de
Campos Góticos, que llegaban hasta el Cea, o el Esla).

Desde el año 460, los Suevos intentan su expansión hacia el este, contra los
Astures, a los que tratan de hacer estipendiarios. Según el parroquial
Suevo, en el año 569, Astorga es sede episcopal dependiente de Lugo, y de
Astorga dependen diez parroquias del occidente de los Augustanos. Entre los
Transmontanos, solo se cita, como parroquia Sueva, la de Pésicos, conocida
tribu occidental de Asturias.
Según los historiadores, la ciudad de León y otros pueblos Astures al
oriente del Órbigo, no llegaron a estar sometidos a los Suevos, así como los
transmontanos de la zona centro y oriental.

Leovigildo, en el 574, se marcó como objetivo someter a los rebeldes del
Norte, Astures y Cantabros, que encerrados en sus montes se veían obligados
a hacer incursiones contra los pueblos del sur, más ricos. En el 585, haría
de Gallaecia una provincia Visigoda, y junto a ella, los territorios
Asturianos que tenían los Suevos. Seguían independientes los pueblos al este
de estos territorios: Astures, Luggones, Vadinienses,…

Los sucesores de Leovigildo, continuaron con sus campañas contra Astures y
Luggones. El desembarco Islamita, sorprendió al rey Rodrigo guerreando en el
Norte.

El aislamiento geográfico de Asturias, la inexistencia de ciudades
importantes, de una capital del territorio

ASTURIAS VISIGODA  II

 
 
En el año 409, los bárbaros atraviesan los Pirineos,deambulando durante
algunos años por la zona cantábrica sin asentarse definitivamente por largo
tiempo. Con los suevos en la Zona de la actual Galicia, los vándalos se
ubican en la parte central de Asturias y cuando el rey Gunderico vence a los
suevos, los romanos se unene a los vencidos para conseguir que las hordas
vándalas se dirijan primero hacia la Bética y luego hacia el Norte de
Africa. Con los suevos teniendo el Navia por frontera, el territorio pésico
es de nuevo hispanorromano.Curiosamente uno de los territorios menos
romanizados, continúa con sus modos de vida ajenos a las invasiones
bárbaras, unidos por un fuerte sentimiento independentista que no había
desaparecido ni en tiempos de la "romanización". El naciente catolicismo
irradiado desde las villas romanas, oponía más si cabe esta población al
arrianismo godo. Poco después, bajo el reinado de Leovigildo, el territorio
suevo es anexionado al reino de Toledo y como quiera que Cantabria ya lo
había sido unos diez años antes, el territorio comprendido entre los ríos
Sella y Nalón, con sus convecinos vadinienses y orgenomescos mantiene una
paz independiente. A la sublevación de los vascones, se unen estos astures y
Sisebuto somete a los astures. El propio testimonio de san Isidoro de como
los astures vivían encerrados entre montañas y selvas y el empleo de la
palabra " sometimiento" , hacen suponer que estos territorios siguieron
fuera del influjo visigodo

Los restos de arte visigodo en asturias no son muy abundantes.Algunos se
emplearon en edificios posteriores, como el cancel de Santa Cristina de
Lena, los tableros de la iglesia de Santianes de Pravia, hoy en la iglesia
del Pito (Cudillero).

El sarcófago de Ithacius con su bella tapa de mármol blanco corresponde al
siglo V y tiene influencia bizantina ( los bizantinos ocupaban entonces gran
parte de la costa levantina y andaluza).También corresponde al periodo de
influencia germánica la placa de la Caja de las Agatas, donada por el rey
Fruela II a la iglesia de San salvador de Oviedo en el año 910.También se
conservan objetos litúrgicos ( jarrillos y patenas) de esta época visigoda.

Pese a todo la Asturias visigoda no dejó profundas señales en la población
hispanorromana ( más hispana que romana) compuesta por astures, luggones y
pésicos, vadinienses y orgenomescos, que seguirán oponiéndose en el futuro a
otro nuevo intento de dominación, en este caso por los invasores musulmanes.

 
……………………………………………………………………………………
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Un poco de Historia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s