Onde la tierra da la torna-

 

  El Autor de este poema es: XOSÉ ANTÓN GARCÍA ( 1961-1997 )

 

 

 

ONDE LA TIERRA DA LA TORNA

                             I

La tierra anecia desque se–y entruga,

la pescal sólo bilta de pebida de piescu.

Acallanta tamién la tierra necio,

nun son a nacer sempre serugues de les seches.

Necia torna la Tierra con mayúscula,

antoxu de dios neñu n’antoxana l’infiernu.

Daquién dixera, entós, ¿qué ye l’home?

Un llabrador que sema los campos del alcuerdu.

 

 

                         II

Solitariu, ridículu y xole,

sin embargu cosciente;

por eso ama la muerte y escribe

los sos versos con nomes

de dolor, axetivos espada

y los verbos más tristes:

pa vengase del home en qu’habita.

 

 

                         III

Dícesme: puedo amar to cuerpu d’home;

nun tien inquiz la piel que te desnuda

pa les manes d’amor con que t’acaldo;

hai na to dolce boca una alta cuaña

onde mio llingua fala toles llingües.

Cuides: nun soi a entrar nel to atalantu;

si me güeyo en tos güeyos siento en min

l’ecu fondu d’un pozu escosu y secu;

les tos palabres suenen comu l’aire

que nel ermu dixebra los oasis.

 

L’alboriar va fundiendo

toles pebides d’oro

qu’un llabrador nocturnu

semó na estaya’l cielu.

 

Pa ser nada hai que ser

sabiu comu les coses

que son calabre d’alma

(porque la nada ye la conocencia

esacta de qu’un pesu por nos puxa

y bien adulces nos empoza en tierra).

 

Cuelen les hores comu pan exipciu;

espertaron les plantes

nel intre afayaízu;

l’orbayu iguó los montes

con algodón y plata.

 

Dícesme: quiero amar to alma d’home,

saber ónde s’escuende

el puertu de tos llárimes

la fonte de tos verbos

el llibru de tos naves,

la mar onde navegues cuandu calles.

 

 

                         IV

Vive del amor que l’alcuerdu–y priende,

de frases y besos que guarda nos llabios

—agora son páxaros, palombes o cisnes

los qu’escuchen verbos que tamién conxuguen —,

 d’antigües semeyes que mira ente llárimes,

de güeyos y rostros llontanos nel tiempu.

Camina despaciu pel parque

—dende esta rinclera lu veo—,

dobla’l llombu y baxa la tiesta,

nel cuerpu abelluga un dolor

onde habiten años y sieglos,

instantes finales qu’amburen sos párpados.

Muerre col alcuerdu que priende l’amor

nel so pensamientu de vieyu esquecíu.

 

 

                                  (Cuartetu de la criación)

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poemes en asturiano. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s