Ena lluz melanconiosa

 

 

ENA LLUZ MELANCONIOSA

 

 

 

Autor: CONSTANTINO CABAL

(1877–1967)

 

 

 

 

Ena lluz melanconiosa

de les hores d’acordances,

cuando surde la borrina dende todes les fondures

y non gotien esperances

per deyures,

la visión de la tierrina

que s’enrieda nel espaciu

aseméyame enconxuru de prefume falageru,

qu’enguedeya na borrina llumarales de topaciu

y fogueres de lluceru…

 

   Ena tierra melguerina

de los valles, y les fuentes,

y los visos, y les llombes,

fain los dientes de les cimes de cachinos de borrina,

de manadines de palombes,

y mentantu que la crucien con regüelu d’agasayu,

en sos campos de tomillo, de reseda y de cantuesu,

van poniendo selemente los míminos del orbayu,

van poniendo selemente pomparines de la fuente

con so bcsu…

 

   La tierrina ye l’aldega

qu’esparrama por sos eros

con tenrura amorosiega

el blancor de les casines y el golor de les mazanes,

el ñalar de los xilgueros y el reyir de les mocines,

el bravén de los maízos, y el encantu de les xanes…

La tierrina ye la fuente,

que ta siempre marmulando,

cuando rulla y cuando xuega

su alcárcele de mofu, que–y adornen les florines

porque alcuérdasei dacuando

lo que–y cunten en so brega,

les dolzures y traxines

de les moces de la aldega…

La tierrina ye la rede de sendines de bardiales

que s’espurren per los llanos

como ramos de rosales

baxo palios de mazanos,

y al tendese peles cumes, les sendines, les sendines

yá asemeyen dende lexos filerines de gusanos

ente verdes de Xardines…

 

   Enes noches de cortexos,

en que s’abren les estrelles como flores d’un alloru,

fainse d’oru les sendines de campines y de foces,

y esparrámense per elles

como en lluvia y como en coru,

ixuxús de los rapazos y cantares de les moces,

y enes noches de cortexos,

los regatos, les pimpanes, les fontanes asturiancs,

baxo l’agua manen oru

pa cadexos

de les xanes.

Y mentantu quc la lluna

va poniendo nes mazanes la finura polidina

de so ñacar de llaguna,

a la vera’l castañéu,

que de día casi amoria colos sones de la gaita,

riye’l diañu del xaréu,

qu’a la xente mete mieu

cuando aguaita…

 

   Per los picos asturianos,

ainda suenen en tormenta los clamores soberanos

que llanciararon los canchales

per xarales y per poros

al manda–yos los cristianos

que estrociasen a los moros.

Y ainda sabin estos picos

que mentantu los canchales

desatábense en torriente de bravures colosales

arrastrando en estropiciu, toda ruina y toda saña,

llevantaben los cristianos

dende’l fondu d’una cueva,

la custodia de los oros del espíritu d’Espana,

a les cimes del Auseva.

Y al falagu de la luna que les mima de sos lluces,

per los picos más argutos de la escura lexanía,

vense somes de guerreros,

—con so espada cada soma—

que ripiten les estrof es, sacrosantes entavía,

que cantaben enes cruces

cuando alzaben so agonía

contra Roma…

 

   So’l falagu del misteriu,

la tierrina faise coru d’ un inmensu monasteriu,

u los monxes idegales

que nél riecen santamente,

son peñascos, son rosales,

son cristales de la fuente,

y metanes el clangoru

que nes hores más profundes allevántase del coru,

todo surte, todo canta, todo rieza, todo implora,

tan y mientres que’l misteriu

con sos didos que rellucen de serenes claridades,

toca riegos, toca troncos, toca piedres, toca roses,

y metiéndose enes coses, pon un sen d’eternidades

en la entraña de les coses…

 

   Y enes llaces mortecines

que se esparden cola aurora pela rede de sendines,

y que pacen sos rebaños,

y que prienden sos espinos,

entavía fai Asturies enos picos de sos montes,

tiendes blanques de sos suaños,

tiendes blanques de sos llinos,

u emprencipien los caminos p’acutar los horizontes,

y se funden les espades pa fender los torbolinos…

 

   Y ella sabi qu’en sos sernes

non hai forcia que l’ataye,

que na mina de más oros

tien un picu que domine,

que nel mar de más galernes

tien un faru qu’atalaye,

que nel alma de más lloros

tien un cantu que adevine

y agasaye

y si a veces se–y alleguen, caminando detrás d’ella

les tres Xanes sos madrines, que donáron–y la gloria,

y cediéron–y la gracia, y entregáron–y’l trabayu,

lo que–y lleven como dones pa qu’aumente sos tesoros

ye un carbúnculu d’estrella,

y una páxina de hestoria,

y una llárima d’orbayu…

 

                    (L’alborá de los malvises)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poemes en asturiano. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ena lluz melanconiosa

  1. ★þαтяÿ★ dijo:

    hola!! yo también soy asturiana.Tuespacio está muy muy bien. Me encanta.Y este poema es muy bonito.Muchísimos besinos y sigue así.Talueguín. Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s