Poemas de “Fabricio”

 

                                Poemas de : Fabriciano González, “Fabricio”

 

MIO CARA

 

¿Prúyevos agüeyame? —Miráime pa la cara,

y si feu os paezco quiciaes o abondo vieyu,

fui como flor de mayo cuando yera retueyu,

que ansí l’oyí a mio güela y sé por cosa clara;

 

y si por menos viese el que más l’arrepara,

dirévos que ye blandia y fina de pelleyu,

pos siempre fó del alma fiel retratu y espeyu;

¡Sinón quiciá otru gallu agora me cantara!

 

Conque si algún s’enoxa, non me mire pa ella,

q’hoi por hoi, a Dios gracies, non tó por qué escondella

y preba que non plasmen a naide sos güeyones.

 

Ye qu’en semao d’arbeyos plantella d’espantayu

y fó la moxiganga del ñerbatu y del glayu,

y enriba’l cocorote blincaron los gurriones.

 

 

 

CAMPESINA

 

Neña más polía

non l’hai na quintana,

porque sin porfía

semeya una xana

la mio Rosalía.

 

Pelucando arbeyos,

un día na era

punxe n’ella güeyos

pela vez primera;

y ella acigoñome

de modu y manera

que nuna foguera

d’amor arroxome.

 

Magar nel fonticu

cueye la ferrada,

y da gustu al picu

con una tonada,

fai gorgolitinos

que dexen en nada

a la gargoliada

de los xilguerinos.

 

A la ñeve celos

da pola blancura,

y tien de los cielos

nel mirar pintura,

como ventolina

por sotil y pura

al andar fegura

una palombina.

 

Tien na boca llumes

de flores rosades,

que dan sus arumes

peles alborades;

y en sos mexellines

—roses encarnades—

pósense enlluxades

les escapitines.

 

 

 

CANGREXOS ESPIRITUALES

 

Vieno don Xuan de pescar

con toos los aparexos,

y unvió al cura del llugar

seis docenes de cangrexos,

tan vivos como na mar.

Encamento–y el recáu

a Bartolo el so criau,

y pa que non faltás nada

echo–y pal cura empastiada

una isquela per de llau.

Apencó’l probe Bartolo

col maniegu de cangrexos,

que sol llombu del virolo

todos tomaron el tolo

del cestu pelos requexos.

Allugóse illi en fegura

metanos la corrá’l cura

y unvio–y la carta apiegada

con pastia, pela criada

con toa la finosura.

Al puntu perxaraneru

como tou güen manigueru

asomó’l cura a un ventán

y encamentó al mandaderu

diés les gracies a don Xuan

pelo que d’él se acordaba,

pelos dixos y los fexos;

y claro está que–y les daba

en premiu po los cangrexos

qu’allí na carta–y unviaba.

M’allegro que metu mieu,

diz Bartolo, dando fueu,

de que–y los unvie na carta,

pos nel cestu, ansí me parta

si s’afaya escarrapéu.

 

*************************

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poemes en asturiano. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s