Monologo/ Los Funcionarios

 
Los Funcionarios
 
 
 
 
 
El otro día tuve que salir para hacer unas gestiones burocráticas. Nada complicado ¿eh?. Tuve que ir a sacar un certificado de empadronamiento para renovar el DNI porque como me he cambiado de domicilio, me hacía falta para compulsar una fotocopia que tenía que presentar para ir a Hacienda.
Lo típico.

Y una cosa puedo decir: he descubierto una raza superior: los funcionarios.

Es que los funcionarios no son igual que el resto de los humanos. Para empezar, el ser humano desayuna una vez al día. Pues los funcionarios no. Los funcionarios, vayas a la hora que vayas, siempre están desayunando. Lo que creo es que hacen guardia para que siempre haya uno desayunando.

Incluso creo que tiene montada una red que cuando te ven llegar se avisan por teléfono que dicen: "oye ¨Jiménez, Jiménez, que acaba de entrar una con una cara de buscarte a tí, que no sé. Anda vete corriendo a desayunar".

Y así pasa que tú haces 4 horas de cola, llegas a la ventanilla y te dicen:

– "Esto no es de mi competencia, esto lo lleva Jiménez, y ahora justamente estará desayunando".

O puede ser peor ¿eh? te pueden decir:

– "Mire señora, esto lo lleva Jiménez pero hoy no ha venido porque tiene un día moscoso".

Que claro, cuando yo oí la palabra moscoso, pensé que era una gripe con mocos. Pues no. Es un día libre que tienen. No será una gripe, pero es igual de contagioso, porque hoy la tiene Jiménez, ayer la tuvo aquel, la semana pasada el bedel, …

En fin, que tuve que hacer 3 viajes hasta que se me apareció Jimenez.

Bueno yo al verle, es que me temblaban las piernas. La verdad es que casi me daban ganas de pedirle un autógrafo. Y va y me dice:

– "Pero señora, esto es urgente, ¿cómo ha tardado usted tanto en venir a recoger el certificado?"

Y tú claro, ante esa raza superior, pues te acojonas y dices:

– "pues mire, es que vine la semana pasada y usted tenía el día moscoso y su compañero no sabía nada, …"

Entonces él te mira como la de fama, como diciendo: "buscas el certificado, pero el certificado cuesta, y aquí es donde vas a empezar a pagar con sudor…"

Por fin te da un impreso y te dice:

– "Vaya a que se lo selle el oficial adjunto".
– "Y dónde está ese señor"
– "Bueno pues ahora justamente debe estar desayunando"

Y ahí te quedas, esperando al oficial adjunto, y viendo lo cariñosos que son los funcionarios, todos hablando por teléfono con la familia, con el padre, con el tío, con la prima, y claro tú te solidarizas con ellos acordándote de la madre que los parió a todos.

Pero por fin llega el oficial adjunto, y antes de que puedas abrir la boca te dice:
– "Enseguida le atiendo, espere un momento".

Y cuando un funcionario dice: "espere un momento", Atención, porque aunque no se note, el va a entrar en otra dimensión. Lo que para tí van a ser dos horas de reloj, para él van a ser unos minutitos de nada. Pero unos minutitos muy bien aprovechados ¿eh?, porque cuando viene, vuelve cargado con las bolsas de hipercor, con la merluza congelada goteando. Y es que claro, los funcionarios, como raza superior, tienen el poder de dominar el tiempo. Tú por ejemplo le preguntas a un funcionario cualquiera: "¿en qué cae el año que viene el puente de la inmaculada?, por ejemplo" y él en menos de un nanosegundo, te dirá sin pestañear el año, el mes, el día y hasta te informará de que él ya tiene reservado el puente para irse a Altea. Que el Windows XP a su lado es como la cuenta de la vieja.

Por fin, como ya tienes el certificado sellado, te vas a Hacienda, que en el fondo es lo que estabas deseando. La cola de Hacienda es como la cola del dentista: sabes que algo te van a sacar. Y pasa una cosa curiosa, cuando por fin te toca, el funcionario que está detrás de la mesa te dice: "siéntese". Malo. Malo, malo. ¿Ustedes conocen a alguien que le hayan dado una buena noticia sentado?. Pero bueno, tú te sientas, abres tu carpetita azul con gomitas donde pone "Hacienda", sacas los papeles, él los coge, empieza a leerlos y también empieza a poner caras raras. Y mientras los lee, te mira de una forma intermitente, como diciendo:
– "Es usted una choriza".

Y tú, muerta de miedo, pensando:
– "¡Qué habré hecho!".

Te sientes como en el corredor de la muerte esperando a que te frían. Y en ese momento suena el teléfono y el tío impertérrito mirando el ordenador, y el teléfono sonando, y el tío mirando el ordenador, y el teléfono sonando y el tío sin hacer caso, y el teléfono sonando, que te dan ganas de decir:
– "Pero cógalo por el amor de Dios, que puede ser el indulto".

Por fin le da a una tecla del ordenador y te dice: – "Pero es que esto está mal. ¿Esto quién lo ha hecho?"

Y tú otra vez acojonada dices:
– "Pues Jiménez, pero no le diga que se lo he dicho yo".
– "Pues tendrá que traerme usted otro certificado antes de 24 horas porque si no tendrá que pagar una multa de 400.000 pesetas, porque estos datos no se corresponde con los de mi ordenador." ¡Sacarle otro certificado a Jiménez en menos de 24 horas!, y le digo:
– "¿no sería mejor y más fácil que le comprara a usted otro ordenador?".

Pero la próxima vez a mi no me pillan ¿eh?. No, no. La próxima vez, yo cuando esté sentada delante del funcionario, sacaré el termo de café, mi bandeja con bollos, una exprimidora, dos kilos de naranjas y le digo:
– "aquí tiene usted el desayuno, pero usted de aquí no se mueve."
  ^

^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Monologos del club de la comedia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Monologo/ Los Funcionarios

  1. mimosina dijo:

    Pues fía,no ye por na, pero hace 15 días que tuve que estar de gestiones, y salvo que el tío, no se llamaba Jiménez, lo demás, igual…..Y encima, tuve que pagar unos impresos(1.50)que luego resultó que no hacían falta,porque la de la primera ventanilla, me informó mal. Eso sí,me ofrecieron la hoja de reclamaciones. Y en correos, otro tanto de lo mismo, esperando por un acuse de recibo por el que pagamos casi 4 euros. Pues como no llegaba,fuimos a preguntar, y estaba allI. Según el que lo tenía q llevar, es que habiamos desaparecido y ya no estaba el edificio en esa calle¡¡¡¡¡¡¡ Tambien nos ofrecieron la hoja de reclamaciones……Es cierto, deben ser una raza superior.. jaajajaaaa.Besinos mi niña

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s