Cosas del tio Belarmino / ” Cuentos Perreros”

 
 
COSAS DEL TIO BELARMINO  ( De " Cuentos Perreros" )
 
Autor : D. Carlos de la Concha

Mi tío Belarmino era un sujeto de genio tan pronto y expeditivo como generoso y blando de corazón.Tenía la virtud de la limpieza, y casi degeneraba en manía, la frecuencia con que blanqueaba y repasaba la fachada de su casa,que quería conservar impoluta y reluciente.
Reclamaba para ello a un artesano tan hábil y mañoso que lo mismo limpiaba el hollín de la chimenea que le retejaba los tejados,que reparaba muebles, pintaba techos y paredes y remozaba y reparaba toda clase de desperfectos mobiliarios. En una ocasión mostró tal maestría en componer un mueble que mi tía Catalina asombrada le preguntó si no sabía afinar el piano.
Era en fin una maravilla.¡Pero! Había que dejarlo trabajar a sus anchas y con ritmo desigual, pocas veces acelerado y más frecuentemente "molto lento". Y este pausado ritmo no rimaba con el genio del tío Belarmino dotado siempre de una carga explosiva que atropelladamente dejaba sentir sus efectos…
Calle por medio y enfrente de la casa del tío Belarmino estaba la botica del acreditado don Mamerto Canchalagua; desde allí estaba mi buen tío contemplando la maniobra de nuestro conocido artista Macalilo dispuesto a comenzar el blanqueo de la fachada; no debía ser este de los días en que sentía el artista un ardor laborioso dentro de sus venas, porque después de liar el cigarro armar la brocha en larga cañavera, y de reparar minuciosamente el balde con la lechada de cal, se dispuso al blanqueo con solemnidad sacerdotal deslizando la brocha por la pared con ritmo lento y mayestático entonando el himno sagrado del " Tantum Ergo", con la misma solemne calma que si fuera en día del Corpus en la Santa Catedral de Toledo.
En presencia de aquella profanación y pesada ejecución, hervía la sangre al explosivo don Belarmino y antes de que llegara al "Genitore" se arrancaba por derecho, atraviesa la calle iracundo, se avalanza al artesana, le arranca la caña de la mano y con voz de trueno le apostrofa así:
-No estamos en la iglesia.Cante usted el himno de Riego y trabaje a su compás. ¡Así y en esta forma!
Y juntando la acción a las palabras empezó a blanquear cantando a voz en grito: "Aunque Riego murió en el cadalso…..""Y a cada palabra cruzaba toda la fachada de un brochazo y dejaba la blanca estela de la cal sobre la fachada que a este paso vería cubierta en poco tiempo.
No hem,os de describir ahora el gustazo que se dió el boticario Canchalagua al ver venir a mi tío Belarmino sudoroso y jadeante después de entonar todo el himno compuesto por su paisano el Piloñés don Evaristo San Miguel.

 
 
***********************************************************************************

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuentos de Asturias ( Comenzando por los " Perreros" ). Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cosas del tio Belarmino / ” Cuentos Perreros”

  1. Jairo dijo:

    un saludo de otru culo mollau. Muy currada la pag.Puxa Asturies

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s