Pel mio llugar

  
 

PEL MIO LLUGAR

 

  Autor: Amable González Abín

 

       Versos que bien se llamaben,

                        porque sueltos están.

 

   Cómo alegra’l golver al pueblu hermosu

Onde, cuando inocente, unu xugaba,

Ñeros pillando aquí, frutas allendi,

Truchas pescando en ríu cristalinu

Que dexa ver el griju de la madre,

Y anda aquí jolgazán, allá entaína;

Tan prestu lleva piedras, retoriando

Como las jueyas que’l oral esmena,

O yá remansa xunta dures peñes.

Dempués se’esgarma, en saltu caprichosu,

Jaciendo en jondos pozos blanca espuma,

Cerquinos que s’enanchan perezosos,

Jolinas, gorgolitos y jirvores.

   Más alluendi en pimplón corre lixeru

Y dando un calumbón se precipita,

Diendo dempués per baxu verdes toldes,

Bañando las veguinas d’olorosa

Manzanilla, poléu, verbena, xunclos,

Tumillu, clavelinas, espadañas,

Y otra porción d’herbatos diferentes.

   Recollendo de juentes y de riegas

El preciosu caudal, jállase lluego

Colas presas de praos y molinos

Qu’a la juercia lu tuercen pa los calces;

Y elli rabiáu y de coraxe llenu,

Ruxendu altivu, per sobre ellas brinca,

Bordando rica tela nacarada;

Jasta que cansáu de las regüeltas

S’esmucia al cabu pelas cuevas jondas

O per ente las piedras y cascayu,

Y súmese na mar siempre sedienta.

    Vense sin fin de truchas, pintas, roxas,

Que’l blancu pechu ensiñan cuando saltan,

Enredando y buscando aire y mosquitos,

Y dan de llombu sobre l’agua amiga.

   Cuando a l’oriella están en secu casi,

Quietas, tomando’l sol, y ven a algunu

Prienden ascape al conocíu asilu

De piedras, cuevas o raizada espesa,

Más aprisa que flechas disparadas.

   El hombre al velas en rapaz se torna,

Remángase hasta’l codu y la rodilla

Y entra a pescar así; cumple l’antoxu,

Sin reparar en que la edá y el xuiciu

A llabores más graves lu destinan.

   Arma el butrón; con llábanas menudas

Al par llevanta la jorcada presa;

Trabaya col xurgón y la palanca,

Y al fragor de los recios xurgonazos

Y al truquiar de las piedras que regüelve,

Tal miedu las probinas truchas cobran,

Que van llocas y ciegas a metese

Ena cárcel de brimbias, na traidora

Nasa qu’a so elementu las arrinca,

Jaciéndo–yos convulsas retorcese.

O yá, baxu las piedras, a la mano

Que lluego las estruya y aprisiona,

Consienten que las pula y las jalague,

Como mansas y dóciles corderas.

   Tamién a l’oriellina en pedregales

Viven mui descuidadas las anguilas,

Y aunque pulen na mano pescadora,

Con tiseras dentadas se sujetan,

Y en vanu ellas s’enroscan y retuercen,

Puxando por burllar tan fiera maña.

   Mas tou no e diversión, pes casi siempre

Píllase moyadura soberana,

Xustificando’l dichu de que a ensuchas

Bragas xamás pescárense las tuchas.

 

 

 

*************************************

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poemes en asturiano. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s