~Manolito el Orador- de ” Cuentos Perreros”

 
 
MANOLITO EL ORADOR
 De : " Cuentos Perreros " Autor: D. Carlos de la Concha

 

 

 

Había en uno de los más hermosos pueblos de la paradisiaca Asturias, un buen mozo, carnicero de oficio, liberal de ideas y Tenorio de profesión; orador campanudo y presuntuoso, en aquellos tiempos de "La Gloriosa", en que cual más cual menos se creia heredero directo de la pirotécnica elocuencia castelarina, tan adornada de brillantes palabras como exhausta de contenido.El referido sujeto hacía gala de sus dotes oratorias lo mismo para convencer a los aldeanos remisos en venderle, a bajo precio, las reses que adquiría para sacrificarlas en el matadero y venderlas en filetes a sus parroquianos, que para engañar a más de cuatro domésticas que dóciles a sus cantos de sirena acudían al reclamo de sus amorosas solicitudes, que más de una vez terminaban en lloros y quebrantos y también en otras mayores hecatombes.
Estaba en aquella temporada en la Villa que sin hipérbole calificamos de hermosa, una Compañía de Cómicos, de tan buenas disposiciones juglarescas,que tan pronto anunciaban un drama de Echegaray o de Tamayo, como ensayaban y ponian en escena el Chateau Margaux o la Gran Via, con nutridos coros, hermosas decoraciones, pintadas por los artistas de la Compañia, vestuario de época y romanzas cantadas por la primera tiple que exhibía con todo el esplendor de avanzada gestación las abultadas promesas de su próxima maternidad.
Sucedió en uno de estos días, feriados seguramente, que el protagonista de mi cuento, quiso obsequiar a un tratante,
comprador y vendedor de reses vacunas para el establecimiento,carnecería, sostén y amparo del afortunado Tenorio y pretencioso orador.
Llevóle a buena hora de la tarde a una bodega de sidra, donde se escanciaba el dorado néctar desde la pipa al anchuroso vaso con la suficiente altura, el chorro que la " espicha "fluia, haciendo gorgoritos, dejando espalmar la sidra para que luciera el estimado "panizal".
Con la amena y afluente conversación y las repetidas libaciones se alegraron los semblantes, se desataron las lenguas y en animadas charlas se deslizaron las horas hasta que al presumido carnicero se le ocurrió llegada, la de ir al Coliseo donde se reunía lo mejor y lo mediano de aquel pueblo, y apropiado terreno para sus fáciles conquistas.
Hallábase el teatro en la parte alta de la Villa, en un local del antiguo Convento de frailes exclaustrados, y aunque no lujoso recinto, tenía su patio de butacas, sus cuatro palcos, y sus asientos de general, formando anfiteatro con gradas de ladrillo dispuestas en forma que justificaba su nombre de "cazuela"…Dirigiéndose al Teatro, el carnicero, Manolito y su acompañante el forastero tratante, que iba con el aparejo de feriero: amplio sombrero de anchas alas, blusa negra y larga hasta media pierna, y larga vara de avellano en la mano.Llegaron cuando ya había empezado la función, y un tanto iluminados por los vapores de la sidra y algo deslumbrados por las luces del local, avanzaron arrogantes hasta el medio del salón, patio de butacas, el carnicero delante y a la zaga su rústico compañero…
La espectación fué grande, y hasta en la escena se notó un poco de estupor ante aquella aparición.En aquel instante que podemos calificar de solemne se le ocurrió a Manolito volver la cabeza en ademán obsequioso hacia su compañero, y al verle tocada su cabeza con el amplísimo sombrero y en la actitud despreocupada del rústico acompañante,se irguió majestuoso y solemne y en voz altisonante y ceremoniosa le endilgó la siguiente catilinaria:
"Desde el templo de baco te he trasladado al templo de Talía, allí la broma y la orgía, aquí la modosidad y el buen criterio.¡Quita el sombrero, bellaco!"
Y acompañando la acción a la palabra dió tan rotundo capirotazo al sombrero que salió volando por los ámbitos del salón…
La ovación fué tan resonante y nutrida que hasta los mismos cómicos se unieron al entusiasmo y por largo rato quedó suspendida la función como homenaje rendido al elocuente tribuno Manolito el orador.
 
 
 
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuentos de Asturias ( Comenzando por los " Perreros" ). Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s