Los dos rapazos

 

 

 

 

LOS DOS RAPAZOS

Autor: 

José GARCÍA PELÁEZ

(Pepín de Pría)

(1864-1928)

 

Lugar del cuentu: El campo de la fiesta en la aldea, el domingo.

Personas: Nel–Flor–Rosa, sentada en la pared La Carixa

Argumento: Nel, asistiendo un domingo a la fiesta del pueblo, ve con dolor que FLOR

 huye de su lado. La vieja Carixa le hace notar que Flor le olvida y NEL cae enfermo.

 

Había, fai munchos años,

erguida, na mesma oriella,

cerca d’unde faen el cuentu

del ríu y la mariselva,

una casa, nin mui moza

nin tampoco muncho vieya;

nin mui rica nin mui probe;

y aunque toda l’aparencia

yera más bien pa los güeyos

d’apertura que riqueza,

nin aquélla yera tanta

nin yera tan poca ésta

que los amos non vivieren,

al estilu de l’aldea,

como probes, con folgura,

pos había llechi, mantega,

un bon samartín colgando

y guardaos na masera

tienros molletes de trigu,

de lo que güey non se preba,

porque l’abandonu priva

que se seme n’ista tierra.

De la miyor ropa blancu

había un’arca tan llena

que pa pesllala teníen

qu’arrodiase sobr’ella…

Y había ganáu de trabayu,

y so pocu de reciella,

y angunes finques, non munches,

porque la muncha facienda

pide tamién muncha xente

pa tar trabayando nella;

pero non yeren tan poques

elles, que, pela collecha

y pel tiempu l’esfoyaza,

non se quexara la exa

del carru, y en corredor

azul no hubiés cada riestra

que daba gustu, con unes

panoyes de más d’a tercia.

 

      Pos bono: naquella casa

que ta del ríu a l’oriella

entr’humeros, y a la sombra

que–y da un válagu de fueya,

con so patín pa l’entrada

y sos fegures de piedra

como cabeces de xente

espetades na pareda,

hebía una llabradora

que, si tenía los trenta,

a cuarenta n’algamaba,

y pa tudu’l mundu yera

miyor que vecina, ’rmana;

más que gatuñada, suelta;

ensin malicia, ’n sin roña,

pa los vecinos, atenta;

cariñosa, pa los neños;

pa los probes, limosniega.

Tenía l’estimu de todos,

y a media nuiche que juera

llamando’n casa d’algunu,

lluigo se–y abría la puerta;

que siempre tevo la suya

de par en par pa cualquiera.

Llamábase Lluisa, un nome

que–y ponxeren ena ilesia,

y a más por mor de la planta

tan bona que da isa fueya

que tantu agüel, y teníala

ella ’spetá na so güerta.

 

      Yera viuda y tenía un fíu,

un chaval, guapu que yera:

de güeyos ñegros y allegres,

y cuxtre blanca, y guedeya

ensortiada de rizos

talos, que cualquiera neña

diés per unu’n xuramentu

que non cabiés ena tierra.

Yera’l tal de bon calter.

Xamás tevo una quimera

nin fixo veyura mala

nin dixo palabra fea.

Con trece pa catorce años,

con una risa melguera

redoblando nuna boca

roxa como una cereza,

capaz de sorber d’un besu

los corazones con ella,

yera Nel, que lu llamaben

así, mimu de l’aldea,

argullu de la so madre

y encantu de la so neña,

una tal Florina, flor

tan guapa como una estrella,

fía d’una propetaria

que, ’n dineru y en facienda

tenía abondo pa comprar

a mediu pueblu de Nueva.

En xamás illi cunto–y

a so Flor, la so querencia,

nin ella enxamás, a Nel

dio–y a ’ntender la manera

con que illi fincaba l’alma,

ensin quiciais dase cuenta,

col so galantiar de neñu,

en corazón d’una neña.

Y non sabín más los dos,

que, cuando taben na fiesta,

el mayor gustu de Nel

yera topase a so vera,

y el mayor gustu de Flor

yera topalu xunta ella.

Si aportaba que los dos

topábense nuna ’ndecha,

Nel, amesoriando espigues,

chaba’n macón de la neña;

y Flor diva pelucando

pel trillu que Nel fixera,

sin afayar un rincón

atopadizu na tierra

como aquilli, nu’stuvieren

el unu de l’utra cerca.

 

      A cereces subín xuntos,

qu’esgatilaben a tema

abrazándose del tueru

si non tenín escalera;

mas diba’l varón delantre,

y detrás, subía la fema;

y non porque la malicia

–yos camentás la prudencia,

si non por facelo ansina,

y acertaben, pa mio idea,

q’hai tesoros que tán bien

escondíos nunde tean.

¡Pero y al coller la fruta!

Vamos, la miyor cereza,

más madura, más xinxona,

la más dolce, la primera,

pelábala, Nel, besábala

y purría–yla a la neña.

Y al garrala ella, decía–y,

tan agraecida y tienra:

—¡Tochón!… ¡Tochón! —y arrimaba

la fruta a la boca fresca

con idees de querer

más besala que comela…

¡Dichosos díes, fermosos,

los que tien la primavera

de la vida! Nellos l’alma

ñálase allegre y contenta

en un pielgu de delicies

que lu enriza l’inocencia,

y fai que nos corazones

arrellumando alboreza

isi dolce amor de neñu

ensin cruxía, ensin pena,

y tan cenciellu, que trime

al besar una cereza.

 

      Así crecín los zagales

en fermosura y querencia

cuando un día cho ver Nel

que Flor, que taba na fiesta,

quiciais por desimulancia,

non vieno xunta so vera,

y q’además,diendo illi

a cozcase cabo d’ella,

non–y dió cara, y fuxóse

a sentase a una pareda,

xuntino cerque la madre,

que non taba lloñe viéndola.

Aquello sepo a Nel

tan mal, que–y dio una llercia

igual q’una puñalada

que–y fisgara la redeña.

Apropiólo bien la xente,

y al acabase la fiesta

y dise todos, a Nel

vieno Carixa, una vieya,

diciendo–y:

      —¡Con que plantóte

la moscarda! Bona piesca,

que d’argullosa non mete

la mano pela corexa.

No–y faes casu. Diviértite

con otres, reblinca, enrieda,

toma, Nel, el mio conseyu,

y agraeceráslu: déxala.

Y foise la vieya, fiendo

tamién de gustu una mueca…

—¡Déxala! falaba Nel,

¡déxala! ¡dexóme ella!

y non tou, porque llevómi

arrastrando l’alma entera.

 

      Y a Flor, d’entós, en nenguna

devirsión golvieren vela.

Ni’n persalla nin coida,

nin mayanza nin andecha,

ena que tuviera Nel,

nengunu l’atopó a ella.

¡Probe rapaz!… ensin alma,

y teniendo la cabeza

apiñada de tochures,

amoriada y como llueca,

colos güeyos fechos llárimes

y’l corazón fechu llercia,

metióse malu na cama

a morrer…¡Dios lu defienda!

                           

…………………………………………………………………………………………………

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuentos de Asturias ( Comenzando por los " Perreros" ). Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Los dos rapazos

  1. mimosina dijo:

    caray fia, esto dejame tirada cuando menos lo espero grrr, voy a ponete un comentario y se me queda colgado.muchos besinos pa mi reinaa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s