Hª / Emigracion…Parte II

 

 

 EMIGRACION…….PARTE II

 

 

 

 

 

 

4.       EL EMIGRANTE

Una vez vista la parte cuantitativa, vamos a acercarnos ahora a la figura

del emigrante. El prototipo es un hombre soltero, muy joven, de campo,

con parientes o conocidos en América, que viaja solo y que tiene una

preparación escasa, aunque tampoco se puede generalizar.

En primer lugar vamos a ver la procedencia geográfica. Ya

mencionamos antes que la mayoría de los emigrantes era de

municipios costeros. Lo que no parece tan claro es que esta

emigración fuera mayoritariamente rural, ya que el proceso se

 inició en los núcleos de población más destacados.

Pasando a las condiciones familiares y a la edad del emigrante,

decir que éste suele provenir de una familia amplia ya que suelen

marcharse con parientes instalados en América y él a su vez llamará

a sus hermanos menores, sobrinos, etc. El hecho de que emigre el

hijo mayor de familias con tierra para trabajar, descarta la urgencia

económica como instigadora de la emigración en algunos casos, ya

que un buen número de familias tuvo recurrir a criados para que realizaran

el trabajo de los hijos. En cuanto a la edad, se calcula que los hombres

parten para América con una media de 15.7 años, hoy en día nos parece

que son muy jóvenes, pero ya vimos que tenían que salir a esa edad para

evitar el llamamiento a filas.

Por otra parte, la emigración es predominantemente masculina, las

cifras de mujeres son bajas. En cuanto a los destinos de la mujer, casi

nunca llegan al 10% de total de los emigrantes que salen para Cuba y

Puerto Rico. En cambio siempre superan el 20% de los embarques

hacia el continente. La dependencia social y familiar de la mujer, así

como que no tuvieran que cumplir el servicio militar ocasionó que

emigraran con una edad media superior a la de los hombres. Solían

viajar en concepto de acompañante familiar, sobre todo como consorte

del emigrante, y muy pocas iban a trabajar, en este caso se trataba

de solteras que se emplean en hoteles o como sirvientas domésticas,

pero en algunos casos terminan abocadas a la prostitución.

Un mito que hay que desterrar es el de el emigrante analfabeto,

aunque buena parte eran campesinos a medida que avanza el siglo

XIX van saliendo mejor preparados porque estudiaron en centros como

 la escuela de la Práctica Mercantil de Oviedo.

5.       LOS PREPARATIVOS Y EL VIAJE

Muchos emigrantes tomaban la decisión de marcharse gracias a la

 propaganda de los agentes de los armadores, los llamados ganchos,

que se dedicaban a hacer publicidad de los viajes y a arreglar el

papeleo.

Antes de salir, el emigrante tiene que cumplir una seria de trámites

ayudado por el agente: debía conseguir el pasaporte, una la cédula

de vecindad, la licencia, que es el permiso paterno (en caso de ser

menor de edad), un reconocimiento médico, la fianza que acreditaba

que no tenía cuentas pendientes con la justicia y que estaba exento

del servicio militar y la obligación de pago que es el contrato particular

entre el emigrante y el armador. Las mujeres solteras menores de 23

años que no iban con sus padres debían tener su autorización, en el

caso de las casadas el permiso del marido y las viudas debían adjuntar

el certificado de defunción de su cónyuge.

Casi el 70% de los contratos se hace al fiado, es decir los familiares

del pasajero se comprometían a satisfacer el importe del viaje al

vencimiento

de un determinado plazo, llegando incluso a hipotecar alguna finca.

Hay que tener en cuenta que aparte de lo que le costaba el billete,

el emigrante debía disponer de una suma para pagar los trámites,

la ropa y los efectos personales, el traslado hasta el puerto de embarque,

el hospedaje hasta la aparición de vientos favorables y debía reservar

una cantidad en efectivo para los primeros días en América. En definitiva,

el emigrante debía disponer de un pequeño capital.

A lo largo del siglo XIX el transporte de viajeros se realizaba a bordo de

veleros que con buen tiempo tardaban entre 30 y 40 días en llegar. A

principios de siglo XX el vapor se impone en las rutas ultramarinas,

por lo que el viaje se redujo a unos 25 días. El problema estaba en que

 Asturias no contaba con puertos adecuados para su atraque así que

 hasta que en 1911 no se abra a este tráfico el puerto del Musel, los

asturianos tendrán que embarcar en la Coruña, Vigo, Santander o en

algún puerto andaluz.

Hasta 1848 no existe una legislación que acabe con las lamentables

condiciones de los barcos. En 1848 una Real Orden establece que

todos los buques que se dirijan a Ultramar con más de 70 viajeros deben

llevar un capellán y un cirujano, se inspeccionarán los acopios de agua y

provisiones y no se permitirá que ningún buque embarcarse mayor número

de pasajeros de los que pudiera transportar.

6.       PARTICPACIÓN DE LOS EMIGRANTES EN LA VIDA ECONÓMICA DE

LOS PAÍSES DE ACOGIDA

Una vez que los emigrantes llegan a los muelles americanos, en tanto

se les asignaba un destino, podían recibir alojamiento gratuito en los

llamados Hoteles de Inmigrantes. En cualquier caso la figura del

reclamante o benefactor resulta inseparable de la emigración asturiana,

 ya que proporcionaba empleo y protección.

En general, en América los asturianos no trabajan en el campo, ya

que la mayoría se dedicaba al comercio. Los comienzos en el negocio

son un periodo de formación durante el cual contribuyen a la

capitalización del negocio viviendo y trabajando en condiciones difíciles.

 Pero también hay emigrantes ocupados en sectores industriales como

el textil, el siderúrgico, en los negocios cubanos del tabaco o el azúcar

o en explotaciones mineras de Uruguay y Perú.

Así, el antes campesino se convierte en trabajador por cuenta ajena,

empezando a trabajar en lo más bajo. El modelo mercantil asturiano

es muy característico, uno de sus principios es que en la carrera hacia el

éxito el trabajador debía obediencia y fidelidad absoluta al el dueño.

La juventud resultó ser otra de las características, los muchachos

cuanto antes empezaran tendrían más posibilidades de éxito y los

dueños preferían trabajadores jóvenes a los que adiestrar más fácilmente.

 El aprendizaje empírico se completa con una aprendizaje técnico en

 los Centros Asturianos. Con un poco de suerte, al cabo de unos años

trabajando diecinueve horas al día, sin vacaciones o festivos, el emigrante

proletario pasa a ser un emigrante burgués, ya que podía recibir

participaciones en el negocio, así es como se produce una continua

rotación de socios, esto explica que un negocio siempre esté en manos

de miembros de un pueblo de Asturias. Este traspaso de negocio de

tío a sobrino, de vecino a vecino predominó sobre el de padre a hijo,

 ya que el éxito migratorio del padre ofrecía al hijo una nueva vida ajena

al duro trabajo de su padre. Pero a principios del siglo XX este sistema

se fue quebrando y se exigirán emigrantes con una instrucción profesional.

7.       VIDA PERSONAL DEL EMIGRANTE

Los emigrantes humildes, trabajan dos tercios del día, carecían de

festivos y llevaban una vida austera centrada en el ahorro, por lo cual

se imponía una prolongada soltería. Por otro lado, las condiciones

climáticas, higiénicas, laborales y el desarraigo que se encuentra

el asturiano en América desembocan muchas veces en la enfermedad

y la muerte prematura, sobre todo a causa de tuberculosis.

Una vez en el país de destino los asturianos fundaron diversos

asociaciones. Sus funciones son muy diversas: ayudan al recién

llegado a integrarse, mantienen el recuerdo del lugar de origen,

refuerzan los lazos entre los miembros de la colonia, proporcionan

educación, asistencia benéfica y sanitaria y ratos de ocio. En este

sentido el ejemplo más acabado son los Centros Asturianos y la

entidad más emblemática es el Centro Asturiano de la Habana

situado en la "Quinta Covadonga", fundado en los años 80 del siglo

XIX. El cambio de orientación que experimenta durante la segunda

década del siglo XX la corriente migratoria ultramarina hace que se

creen centros asturianos como los Montevideo, Buenos Aires,

Mar del Plata, Mendoza, Santa Fe, etc.

Otro tema es el de las delegaciones, que agrupan a quienes,

residiendo fuera del lugar donde se encuentra la sede se integran en

ella para beneficiarse de alguno de sus servicios. El Centro Asturiano

de La Habana contaba en 1926 con 117 sucursales, como las de

Tampa, Key West y Nueva York, incluso había una en Gijón,

especializada en la tramitación de la salida de emigrantes.

Además de centros asturianos y sociedades de beneficencia

existen entidades que agrupan a los asturianos según su origen

comarcal para favorecer el contacto. Así surgen asociaciones

como el Centro taramundés, el centro Asturiano del Concejo

de Villayón, la Sociedad Benéfica Protectora de Boalenses Unidos,

etc.

En cuanto a la financiación de todas estas sociedades, contaban

 con varios procedimientos: las cuotas de los socios, los préstamos

o donativos de los miembros más pudientes, suscripciones para

casos concretos, emisión de bonos y recaudaciones obtenidas en

fiestas. No era necesario que los socios fueran exclusivamente

asturianos. , los había de otras provincias españolas e incluso

naturales de los países de acogida y las mujeres también tenían

acceso.

No faltaron los contactos entre la diversas asociaciones asturianas,

lo que llegó a institucionalizarse como en la Federación Nacional Cubana

de Sociedades Asturianas, que es la que impulsa la construcción de

una sanatorio en el monte Naranco de Oviedo, para albergar a los que

regresaban de Cuba afectados por la tuberculosis.

8.       LOS ASTURIANOS EN CUBA, EN ESTADOS UNIDOS, LOS PAÍSES

DEL PLATA Y MÉXICO

Los asturianos eligieron preferentemente Cuba como lugar de destino

y allí conformaron una de los grupos más nutridos y más influyentes

de la economía de la isla llegando a ser el 23.7% de los españoles.

La elección de Cuba obedece a su tardía independencia y a sus

abundantes fuentes de riqueza. Después del 98 el flujo de emigrantes

continúa debido a la estabilidad política y a la prosperidad económica,

 el frenazo se producirá en los años 20. Los asturianos se asientan

mayoritariamente en las ciudades dedicándose al pequeño y mediano

comercio. Pero se trata de un colectivo socialmente heterogéneo,

donde junto a burgueses encontramos a trabajadores modestos,

como los dependientes y obreros de la industria tabaquera. Los

lazos entre asturianos se mantenían gracias a las asociaciones

regionales, las primeras de las cuales serían las dedicadas a la

beneficencia. La idea de crear otro tipo de asociación partió de la

iniciativa de obreros y dependientes, y así nació el Centro Asturiano.

Los festejos, como la celebración de la fiesta de Covadonga ayudaban

a recordar la patria abandonada, en una mezcla de añoranza y de

desarraigo.

Desde la guerra de los Diez Años, muchos trabajadores del tabaco

emigran a Florida, es así como surge la colonia española en Tampa,

 la más nutrida de EEUU. Pero la presencia asturiana llegará también

a Nueva York, Filadelfia, Chicago, San Luis, etc. En Pittsburg hay un

curioso topónimo que obedece a fundación asturiana, se trata de

Boalsburg.

La instalación de asturianos en las Repúblicas del Plata estuvo

animada por las llamadas a la colonización realizadas por estos países

en las últimas décadas del siglo XIX. Desde comienzos del siglo XX los

sectores con mayores atractivos para los emigrantes son los de la

construcción, el servicio doméstico, el comercio y la gestión de

sociedades financieras. Como en Cuba la clausura de la emigración

se produce en 1929.

A México llegan pocos asturianos en comparación con Argentina y

Cuba pero tienen gran relevancia económica. Es aquí donde se cumple

el paradigma de la emigración en cadena, que desde la segunda mitad

del siglo XVIII vincula, a través de relaciones familiares y vecinales a

pequeños grupos con actividades económicas. Los sectores

 

predominantes

son el textil y el financiero. Uno de los casos más representativos es el

de Iñigo Noriega Laso, que había nacido en Colombres en 1853. Partió

para México a los 14 años con la protección de un tío. Se convirtió en

un gran terrateniente con su propio ejército y entabló amistad con

Porfirio Díaz, pero los revolucionarios mexicanos lo convirtieron en

enemigo a batir y acabaron con su imperio económico.

9.       ASTURIANOS EN LA VIDA CIENTÍFICA, CULTURAL Y RELIGIOSA

DE AMÉRICA EN LOS SIGLOS XIX Y XX

Los asturianos también desarrollaron una intensa actividad cultural e i

ntelectual en los países de acogida. Una de las actividades con más

difusión es la editorial, la prensa asturiana en América servía como

medio de comunicación entre las colonias y entre éstas y Asturias.

Además contribuyó a la difusión de la obra de algunos de los escritores

asturianos más destacados de los dos últimos siglos cuyos temas

principales eran la emigración y el hispanoemricanismo. También

hubo funcionarios y soldados, como los batallones de voluntarios

asturianos en Cuba en la Guerra de los Diez Años y en la Guerra de

Independencia.

10.   BIBLIOGRAFIA

Álvarez Quintana, C. (1991). Indianos y arquitectura en Asturias (1870-1930).

Oviedo: Colgio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Asturias.

Gómez Gómez, P. (1996). De Asturias a América, Cuba (1850-1930): la

comunidad asturiana de Cuba. Oviedo: Pedro Gómez Gómez.

Madrid Álvarez, J. C. de la. (1989). El viaje de los emigrantes asturianos a

América.

Gijón: Silverio Cañada.

Ojeda G. & San Miguel, J. L. (1985). Campesinos, emigrantes, indianos

Emigración y economía en Asturias, 1830-1930. Salinas: Ayalga.

Rodríguez González, J. Asturias y América. (1992). Madrid: Mapfre.

 

Silvia Álvarez Rocha.

 

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

  Unos años después en los años, 1960-1970, volverian  los asturianos a

emigrar

esta vez a Europa y Australia, las causa aunque no iguales las

dejaremos en parecidas.

Emigrantes a Europa

—————————————————————————–

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Un poco de Historia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s