V.I.P. Nicanor Piñole

 
 
Nicanor Piñole
(Gijón 1878 / Gijón 1978)   foto  
                                                                          
 
 
 
Nicanor Piñole, nace en Gijón el 6 de enero de 1878, donde realiza estudios elementales. En 1892 ingresa en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, teniendo como profesores a Carlos de Haes y Muñoz Degraín, entre otros. Al finalizar la carretera estudia dos años en el taller de Alejandro Ferrant. En 1900 viaja a Roma para completar su formación artística, pasando por París, donde visita la Exposición Internacional, el Louvre y toma contacto con el Impresionismo y el Divisionismo, los cuales influirán en su obra posterior. En Roma realiza varios cuadros con motivos anecdóticos italianos y desnudos, de perfecto acabado, con fuerte luz y gran empaste. Desde 1902 vive en Gijón, pero viaja frecuentemente al extranjero (Francia, Italia, Gran Bretaña), y a varias ciudades españolas. Participa en Exposiciones Nacionales desde 1897 hasta 1952. Tiene poca suerte en estas convocatorias, aunque su nombre aparece como polémico ante alternativas pictóricas menos renovadoras, y es tenido en cuenta por los sectores más avanzados del arte. En relación con esto, es llamado a participar en 1925 en el Salón de Artistas Ibéricos, origen de la vanguardia artística española. A partir de este momento participa en la exposición itinerante de la Fundación Carnegie por diversas ciudades norteamericanas; en 1930, en la Bienal de Venecia y en la exposición de pintura española en Oslo. Realiza la primera exposición individual en Madrid, en 1933, contando con la admiración del ambiente intelectual español de aquellos años. Desde este momento expone por diversas ciudades españolas, y a partir de los años 50, empieza a ser reconocido; se suceden las distinciones oficiales. En 1946 es nombrado miembro del IDEA (Instituto de Estudios Asturianos), Académico de Bellas Artes de San Fernando (1955), Hijo Predilecto de Gijón (1963) e Hijo Predilecto de Asturias. En 1974 se le dedica una exposición antológica en el Museo de Arte Moderno de Madrid, el Gobierno le concede la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes y la Real Academia de Bellas Artes le nombra Académico de Honor. En 1978 se le concede la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio, cumple 100 años y fallece el 18 de enero en Gijón.; la muerte le llegó sin que hubiera finalizado El gaitero, cuadro que empezó a pintar con noventa y dos años. Su producción artística es extremadamente amplia; en ella nos encontramos con distintas etapas marcadas en sus inicios por el taller de Alejandro Ferrant, el conocimiento de los impresionistas franceses, su estancia en Roma y su amistad con Gerardo Diego y José Moreno Villa. Su obra de madurez presenta un estilo caracterizado por la sencillez de los recursos utilizados, la síntesis y el subjetivismo que aplica a una pintura basada en la realidad, pero producto de una interpretación muy personal. En sus setenta años de actividad creadora abarca todos los géneros y técnicas artísticas vigentes. Fundamentalmente se puede dividir en tres géneros: paisaje, retratos y género costumbrista entremezclados con temas laborales campesinos y marineros que nos hablan de una voluntad social del artista. Además realiza bodegones, floreros y cuadros de animales. El paisaje y el costumbrismo aparecen íntimamente relacionados. El paisaje suele aparecer, como género independiente y como marco integrador de las figuras. El emplazamiento geográfico es inconfundiblemente asturiano como podemos ver en la atmósfera lumínica y cromática en la que predominan los tonos grises. Piñole realiza retratos desde 1899 hasta 1970 y sólo una pequeña parte de ellos es realizada por encargo; éstos presentan dos rasgos físicos, el verismo físico y la carga psicológica del retratado, centrada sobre todo en una mirada que dirige al espectador. En el conjunto de su extensa labor retratística, la serie de autorretratos evidencia las transformaciones físicas y psicológicas del artista en el tiempo, dando detalles de trazo, técnica y estilo que los convierten en un documento imprescindible para seguir la vida del pintor y la evolución de su modo de ver el mundo. Nicanor Piñole es, a la vez, un extraordinario dibujante. Realiza dibujos a modo de bocetos previos que son auténticas obras en sí mismos; se caracterizan por unos contornos deshilachados a los que va añadiendo trazos apretados hasta llegar a la línea definitiva. Las superficies se llenan de claroscuros. Piñole realiza también alguna escultura y bocetos para piezas y cerámica que no llegó a materializar. Otros cuadros suyos son: Familia pobre, Marineros en el puerto de Gijón, Primavera, Maternidad, La rula, Recogida de la manzana, Vendiendo naranjas,Procesión del Corpus en Carreño, De promesa al Cristo de Candás, etc .
Fuent
e: Museo Nicanor Piñole

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Personas importantes de Asturias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s