Sobre la ” DANZA PRIMA”

 
 
Este artículo sobre la " DANZA PRIMA "  De D. Luis Argüelles, ilustra un poco las dificultades de las costumbres y tradiciones de Asturias.
 
 
  No debemos olvidar qu es una danza  ancestral de Asturias por lo tanto  de las más antigüas de España.
 
 
Aunque ciertamente se observaron danzas “primas” de mujeres y hombres por separado, o bien en una rueda exterior de varones y otra interior de hembras, sin perjuicio de otras explicaciones, conviene recordar otra posible causa, cuando tal parece desprenderse de las disposiciones legales un uso en contrario.
No quiere decirse con esto que hombres solos no bailaran una danza prima, ni que mujeres solas la ejecutaran, sino que cabe explicación más sencilla al advertir que tal vez la ausencia de mujeres no impidiera danzar hombres solos y la ausencia de hombres bailar mujeres solas. Pues parece lógica apetencia de la diversión entre jóvenes incorporar en las danzas a las mozas, pues el cortejo exige por su propia naturaleza la mixta diversión.

LA DANZA PRIMA
FUE CONTEMPLADA POR EL CLERO DEL SIGLO XVIII COMO DIVERSIÓN PECAMINOSA

CUANDO DANZARLA HOMBRES Y MUJERES COGIDOS DE LAS MANOS INCURRÍAN EN EXCOMUNIÓN

Así pues la anotación de varias de éstas son asomos de clasificación en hombres solos, mujeres solas, hombres y mujeres juntos unidos por la mano, danza mixta compuesta por dos ruedas, una exterior de varones y otra interior de mozas, no lleva necesariamente a la existencia en esta clase de danza de géneros distintos, sino más bien a especies que por diversos motivos así se han observado. Como también es posible que el continuado uso obligado por fuerza haya tomado en algunos lugares cierta carta de naturaleza, que , en el fondo de la cuestión, no sea más que un resultado artificioso de las normas prohibitivas con pretendido empeño de guardar la moralidad entre personas de ambos sexos, habiendo preterido más antiguos usos.

LAS DISPOSICIONES LEGALES

Dicho lo anterior, conviene recordar alguna de las disposiciones legales, en este caso eclesiásticas, que aunque tardía habría de reflejar la opinión antigua generalizada de cuantos pretendían reformar costumbres y condenar supuestos abusos.
He aquí una de ellas, contendida en la Disposición VI, el Título III, del Sínodo de Oviedo de 1769, pero no autorizado hasta el 9 de noviembre de 1784, por el Real y Supremo Consejo, y publicado en Salamanca en 1786, en cuyas partes que interesan a este intento, se lee:

“….. ratificando la providencia que tenemos dada por dichas nuestras generales y con la del ilustrísimo señor Reluz, nuestro predecesor, en que prohíbe con pena de excomunión mayor latae sentenciae las Danzas, Contradanzas, o bailes de hombres y mujeres asidos de las manos, enlazados y unidos entre sí….” “….recomendándose a los párrocos, confesores y predicadores que instruyan a los fieles, de cuanto conduzca a separar de estas diversiones lo que en las práctica pueda ser pecaminoso….”.

Y, si con penarla, nada menos que con excomunión, fuere poco, a renglón seguido se solicita de las autoridades seglares “…. El cumplimiento de las Reales Cédulas de diez y nueve de noviembre de mil setecientos setenta y uno y de veinte de febrero del setenta y siete…”

LA CUESTIÓN DE SU APLICACIÓN

En cuanto al cunplimiento y ejecución de estas normas, comenta Jovellanos (BAE 50; Jov. II, 301) que “…este sínodo sufrió varios retrasos en al aprobación y aún está reclamado en varios puntos….”, y sigue más abajo “…. Perteneciendo esta materia en todas sus partes a la autoridad civil, ella sola es quien deberá regularla en todo tiempo…”
Ciertamente que debió de ser así. Pero no menos cierto es que muchos párrocos probabilioristas en el ejercicio de su ministerio aplicaban la prohibición de bailes mixtos, ya directamente, imponiendo su autoridad en los regocijos públicos; ya en las predicciones con el fin de instruir a sus fieles en la “sana moral”, a influyendo en las personas mismas con la dirección de sus conciencias. Y así resultó que en muchos lugares se acomodaron los populares al dictamen de estos criterios estrictos de algunos clérigos, obligados por el temor a la culpa.

Prueba de ellos es lo que De Llano (Fol., 225) decía, recordando su niñez en Caravia (nació en 1868), que “… algunas veces las mujeres formaban su danza separada de la de los hombres; pero otras, para mayor regocijo, se hacía la danza en doble rueda: dentro de la de los hombres se formaba la de las mujeres. Y todavía los niños de ambos sexos, por juego, formábamos otra danza dentro de la de las mujeres. Y de esta manera de danzar en doble rueda algunos han intentado sacar consecuencias que carecen de fundamento. Las mujeres bailaban aparte porque los curas las prohibían danzar mezcladas con los hombres. Esta prohibición la he visto yo en mi aldea (en Valle, Caravia).”

EN SUMA

Es lícito pensar, visto lo anterior, que la observación de danzas de ambos sexos, en lugares en donde por estar contiguos a otros con danzas mixtas, se deba muy especialmente a las prohibiciones reiteradas de los regentes de iglesias en virtud de mandatos episcopales y sinodales, como asimismo a bandos seglares sobre bailes, cuanto más que el juez había de estar presente en el holgorio.
Esta insistencia en algunos lugares daría la diversificación a través de años de prohibiciones.
Con la introducción y generalización de “música moderna” comenzó a bailarse “a lo agarrao”. Y que entonces cuando la prohibición dejó de tener aplicación, no por desuso de los tradicionales bailes, sino más bien, por aparecer aquéllos, en vista de los nuevos bailes a la moda al son de organillos o acordeones y aún de zanfonistas, como “menos peligrosos” para la sana moralidad pública que, poco tiempo después, eran preferibles y fomentados los bailes tradicionales que, en un pasado, fueron malditos. Lo cual demuestra que lo que un día fue “malo”, pasado el tiempo resultó “menos malo” y hasta “bueno” después.

Luis Argüelles
Publicado en El Comercio
2 de julio de 1982

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Asturias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s