Huele a salitre

 

Del libro " BARRIO DE CIMADEVILLA"

 

Autor: Luciano Castañón

 

 

 

HUELE A SALITRE

 

«Huele a salitre».

Estas ellas y estos ellos también son personas,

pero con sumisión, sexo, harapos

y edad indefinible.

Escasas de dinero

y con más indigencia que descanso,

trasladan los peces muertos

—caja o cesto o balde de la cabeza en lo cimero—

desde la Rula a las bodegas

que pueblan las estrechas

—y muy redondamente deshuesadas—

calles del barrio.

«Huele a salitre»

Esas sí que son personas,

tienen su despectivo apodo: focas.

Focas de rostro burilado

por el menesteroso oficio,

rostro que raramente ríe

la tristeza de su enfado.

Ríen no obstante sus bolsos

al son y peso metálico

de las piececillas

que justifican sus viajes grávidos.

—Toma y daca—,

en la bodega es el cambio.

Cuando las focas regresan

—de vacío e ilusionadas—

las chapas rózanse con peso cálido.

«Huele a salitre»:

es la saya, el pantalón,

la palma de la mano,

el zueco y la alpargata;

es el brillo de la escama

y el hilillo salitroso

que por la cara resbala.

Su oficio: —vaivén de focas—

¿quién se lo compra?

 

 

***********************

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poemas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s