Los antiguos bailes de Entralgo ( LLaviana)

   
 
 
Siguiendo con los artículos de D. Luis Argüelles, publicados en el comercio, hoy :
 
Los antiguos bailes de Entralgo
 
 
 
 
 
Los bailes tradicionales de Entralgo (Laviana) fueron modificándose en la manera de ejecutarlos. Estas nuevas maneras se introducían por los jóvenes del lugar, movidos, sin duda, por haber visto nuevos usos que les parecieron como más divertidos y aun, tal vez, mejores que aquellos antiguos de su terruño.
Eran los mayores quienes acusaban la diferencia. Estos antiguos bailadores tenían aquellos viejos bailes suyos por mejores. La razon consistía en que recordaban la forma y manera de bailar en su zona sin mezclas, conforme a su criterio.

LOS ANTIGUOS BAILES DE ENTRALGO
A MEDIADOS DEL SIGLO XIX SE INTRODUJERON MODIFICACIONES EN LOS BAILES DE LAVIANA, PROCEDENTES DE LANGREO

EN 1927 SE DABAN POR OLVIDADOS PRÁCTICAMENTE LOS ANTIGUOS BAILES EN AQUEL CONCEJO.

BAILE ANTIGUO
Testimonio de este antiguo modo de bailar lo trae Palacio Valdés al describir "La lumbrada", en su pueblo natal de Entralgo, donde nació en 1853, y quien describe una escena que tiene el valor de documento. Dice así:
"….. El capitán se colocó en fila como los demás, y se puso a bailar con tal primor y tan concertadamente, que pocos entre los jóvenes pudieran competir con él. Y en verdad que era espectáculo raro y gozoso a la vez contemplar a aquel anciano moverse y con tal agilidad y donaire….. La pecisión y cadencia de sus pasos eran perfectas que en esto, ya que no en brio, sacaba ventaja a los demás. A algunos viejos se les saltaban las lágrimas recordando sus tiempos juveniles. El tío Goro decía sentenciosamente…. ¡Este es el baile antiguo muchachos! Así se bailaba en nuestro tiempo. Miradlo bien…. Reparad los pasos…. ¿Pierde alguna vez el compás don Félix? La moda que habéis traído de Langreo será muy linda, en verdad, pero a mí no me agrada, porque con tanto salto y tanto taconeo, más que bailando parece que estáis trillando mies…."

De lo que se infiere que el antiguo baile se efectuaba en Laviana dando los pasos de baile con precisión y cadencia, concertadamene, sin levantar los pies más que lo preciso, sin saltitos y menos aún realizando taconeos, siguiendo el compás y las coplas de músicos y cantores(no al revés como hoy se estila y se ve). Y, cosa sumamente importante, que estas novedades, que pueden acercarse a la década de 1850 a 1860, se introdujeron en Laviana, según lo recoge don Armando concretamente para Engralgo, pocedentes de Langreo.

Cómo era este baile nos lo dice el mismo autor someramente. Tal vez no tuviera nombre. Era simplemente el baile. Y lo describe asi:

"… Se organizó el baile. Próximos a la lumbrada se colocaron en dos filas los mozos y las mozas, y , viva y concertadamente, cada cual frente a su pareja, comenzaron a bailar…."

Así que el baile se ejecutaba en dos filas, una frente a otra, sin deambulaciones innecesarias, sin cambios inútiles de parejas. De forma muy sencilla siempre bailó el pueblo. No necesitaban "discurrir coreografía para que haga más bonito y más lucido", pues entonces no era espectáculo sino solaz diversión y entretenimiento del mismo pueblo.

Recientemente en Asturias algunas modalidades son complicaciones coreográficas introducidas por supuestos maestros de danzas más atentos a la espectacularidad y al aplauso fácil que a mantener el uso tradicional. La veracidad del hecho no les llama a éstos a mantenerla, sino que tan sólo buscan el agrado del público despistado. Su nefasta influencia ha cambiado a muchos el buen gusto, privándolos así de disfrutar de la sencillez.

LA DANZA ANTIGUA
Era ejecutada antiguamente la danza de Entralgo y seguramente también en otros lugares de Laviana, al menos a mediados del pasado siglo, de manera particular. La peculiaridad consistía en que los hombres formaban un círculo y las mujeres otro, logrando así dos corros. Estos formaban la danza. Aunque fueran dos corros formaban una sola danza dual. Corros que tan sólo por el sexo se diferenciaban, pero hallándose unidos por el canto alternativo de los versos de un romance.

Comenzaban las mujeres el romance entonando un par de versos y a éstos respondían los mozos con otros dos. Y así hsta terminar la composición.

El mismo mencionado autor al describir "La romeria del Carmen" nos ilustra con ciertos detalles que la hacen reconocible:

"….En medio del campo, en el espacio más abierto se había formado una gran danza; los hombres a un lado, las mujeres a otro, unos y otros cogidos por el dedo meñique. Cantaban una antigua balada asturiana, Primero las mujeres cantaban un par de versos. Los hombres respondían con otros dos; y así se iba desenvolviendo la historia…".

También hubieron de reconocer, cuando alguien poseia intensa voz, guía en el canto, pues el mismo don Armando escribe en "La cólera de Nolo" lo que sigue:

"….Quinio de Entralgo (en la vida real Silverio Gonzalez)… resplandecía también…. en las danzas por su extremada voz y variado repertorio de sus romances…."

EL PORQUE DE LOS DOS CORROS
La separación de sexos en la danza ciertamente que era contra el impulso natural de aquellos jóvenes, pero las providencias generales del obispo Reluz prohibían "con pena de excomunión mayor latae sententiae las danzas contradanzas, o bailes de hombres y mujeres asidos de las manos…" y las cules volvió a recoger más tarde el obispo Pisador en las Sinodales de 1769 (Título III-IV) publicadas en 1786, en conformidad con las Reales Células de 20 de febrero y 19 de noviembre de 1771.

En Laviana solucionaron la prohibición ejecutando la danza en dos corros separados, confirmando una danza dual y única, unidos ambos corros por le canto, salvando asi las prohibiciones. En otros lugares hubo soluciones distintas, de las que se tratará en su lugar.

EL OLVIDO DE BAILES Y DANZAS

Tanto los bailes como las danzas estaban casi desaparecidos en 1927, en el territorio de Laviana, según José María Canella, quien escribe entonces:

"…. Han desaparecido los bailes típicos casi de manera absoluta. Sólo alguna vez que otra, con objeto de alguna romería, surgen escasas parejas que reproducen aquellos bailes airosos y honestos, propios de otras costumbres, en los que no faltaban ritmo y arte…."

Esta última consideración de Canella, en 1927, es importante para contrastar bailes y danzas registrados antes y después de la guerra civil para reconocer aquellos "contrafechos". Deben darse, empero, por buenos los hallazgos de testimonios, pero no los ingeniosos.

Luis Argüelles
publicado en El Comercio 16/ octubre / 83

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s