Romance de la enamorada Y L´Alboriada

 

Autor: Emilio Palacios

(1896–1984)

 

 

 

Romance de la enamorada

Tú yes la cadena,

yo soy el reló;

yo soy el tu amante,

tú yes el mió amor…

 

¡Mi alma, que Rosina

pela Candelera

yera una floriada

manteguina fresca!

Sos papinos teníen les llumes

de la flor de piescal, tempranera,

y una guinda pintaba so boca,

que por fresca, pruía mordela.

¡Yera lo que había

que ver ena aldea!

Nidia, amorosina,

llucía, sin fachenda;

yera encantu de moces melgueres,

y de mozos galantes, dentera…

En venti conceyos

a la redondela

no había utru encantu,

no había otra tema,

que Rosina llevaba la palma,

que del caxellu yera la reina,

Rosina,

la fía de la molinera…

¡Qué gorgoritinos

facía la neña

cuando al vientu llanzaba una copla

ximielgando la roxa guedeya…!

¡Taba inamorada

de Florín de Pepa!

Mozu gayasperu,

plantáu y de freba…

Violu dando palos

un día ena fiesta

y semar de mozos

toa la campera

del cotarru, quedando por gallu

sin fanfarria, sin bronques, sin temas,

que por tal, la rapaza garbosa

de cariñu por él, taba ciega.

Bien lo dimostraba

cantando ena era,

na esfoyaza al cayer de la tarde,

nel sallu, na andecha;

per uquier que con elli atopara;

por uquier dondi elli la oyera…

 

Pasó cerca un añu;

yá’l roble dio fueya,

de paxizo vistió la mimosa

y tamién floreció la espinera.

La flor de los mozos,

llevólos la Reina…

Y en tierra lloñe de morería

perdió la vida Florín de Pepa.

 

Vieno la toñada

tranquila y serena;

la rapaza non canta ena llosa,

la quintana ta muda en sin ella

nin va a la esfoyaza,

nin anda a la gueta;

yá la flor amusgóse nel güertu,

y el rebollu quedóse en sin fueya,

que l’ábregu triste

llanzólu per tierra.

Sentada en escañu,

muda, friolenta,

como rosa amusgá pela llume,

con carina color de la cera,

así ta Rosina,

da tristeza vela…

¡Taba inamorada

de Florín de Pepa…!

No habiendo nel mundo yá nada pa ella,

pos de lo que fora

nin migaya–y queda,

hacia el cielu llevanta so vuelu

la calandra cantora y melguera…

¡Dizlo la campana

que solloza na torre la ilesia…!

¡Probina coitada:

morrió pol amor

de Florín de Pepa…!

 

 

L’alboriada

 

         Les florines del güertu

de la Rosalba,

riégales Maruxina

al riscar l’alba.

Y, ente les flores,

la más gaya é la neña

de mios amores…

 

   Amapólase’l cielo;

los paxarinos

salúdenla con dolces

gorgorotinos…

Una abeyina

pica miel na so boca,

¡y fuxe aína…!

 

   Desgañítase un gallu

cabo la era.

Blinca ufanu un xatín

ena praera…

Runrún d’abeyes

(el sol, detrás d’un monte

paciendo estrelles).

Y la Quintana

enllénase d’arumes

de la mañana… 

 

"""""""""""""""""""""""""""""

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poemes en asturiano. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s