Relato en Asturiano/Nunca llovió que nun abocanara

 

 

Esta pequeña historia,no tiene desperdicio juzguen l@s lectores.

 

 

Autor : XulioVIXIL CASTAÑÓN ( 1964 )

ANTOLOXÍA

 

NUNCA LLOVIÓ QUE NUN ABOCANARA

 

Cuandu espertó aquella mañana, tenía la cama enllena de pétalos de roses. Foi entós cuandu pescanció qu’él nun diba abandonala nunca.

   La hestoria empicipiare ventiochu años enantes, cuandu’l primer día de primavera del añu 1927 Olaya Montes regaló a Xuan el de La Fogueraona un prenda íntima pa que diera suerte. Al principiu yera un pocu reacia a tener tratos con Xuan Cuesta, porque en tol pueblu se dicía que yera fíu del so propiu güelu. “Nun tengas tratos con esi, que’l que ye fíu del so propiu güelu nun pue trayer más que desgracia, tán alloñaos de la mano de Dios, son un castigu de la naturaleza”. Evidentemente Olaya Montes enxamás fexo casu d’estes espicotiaúres. Ella conocía mui bien a Xuan Cuesta. Yera un ser absolutamente especial.

   Tienru y bondadosu; mui amigu de los sos amigos, si daquién brindare la so amistá dalguna vez, anque foín y de poques pallabres; home solitariu y de vida apartada motivao, ensin dulda, polo mal vistos que tán nel pueblu los fíos de los güelos. Por eso se llevaron en so casa un disgustu del tamañu de Peñamayor cuandu ellaos dixo que se diba casar col “papa-güelu”.

   Marcharon los dos a vivir a casa d’él cerca Fayacaba, ellí arribones, nel monte, la última casa del conceyu, ensin vecinos queos amargaran la vida. Fueron años felices, aquellos, los diez primeros que tuvieron xuntos. La verdá ye qu’arreglar, arreglábense bien col ganáu y la lleche que vendíen, nun yera una vida regalada nin luxosa, pero ensin embargu nun pasaben les necesidaes que dalgunes families taben sufriendo nel valle, en Santuyano. La única vez que pasaron calamidaes na so vida foi cuandu estalló la guerra. Por suerte, ellí, ll oñe del pueblu, hasta la masacre ente hermanosos resultó ayena. Guardaron munchos amigos, d’una idea y d’otra, na so casa pa que nun los mataren, amigos que dempués cuasi dengún s’alcordó d’aquellos favores. Pero esto nun yera lo queos importaba. Ellos nun aspiraben namás qu’a ser felices. Según cuenten dalgunos pastores, sentíense los ximíos salir d’aquella casa lo menos a dos kilómetros alredor y, dalgunes vegaes, hasta en cincu o seis ocasiones en tol tiempu que duraba la hora de la siesta. En más d’una ocasión tuvieron qu’encalar la muria de delantre casa porque dalgún desalmáu, envidiosu de la felicidá ayena, facía pintaes con frases comu “equí vive’l papa-güelu” y coses asina. Pero a nun ser circunstancies comu éstes, que se tomaben comu si nun fuere con ellos, polo demás tolo humanoos yera ayeno.

   Nengún día yera tan especial ni tan esperáu por Olaya Montes comu’l qu’anunciaba l’entamu la Primavera. Esta estación marcaba tola so esistencia. Irremediablemente tolos ventiún de marzu, qu’ellí arribones siempre cayía de domingu, despertaba ella y tenía la cama enllena de pétalos de roses. Elli colocábalos pel pelo, enriba los güeyos pa que nun molestare la claridá, tapándo l os senos, na entepierna.

   Asina ye que dempués golía la casa toa a xardín polo menos dos selmanes y ella… buena ella debió goler siempre a flores, o polo menos eso me paez polo que me cuntaron de la so manera d’embruxar a los homes. Yera Olaya Montes daqué único y por eso se tuvo que casar con daquién tan especial comu’l “papa-güelu”.

   A los tres años de matrimoniu asocedióos el fechu más importante y más grandiosu qu’ellos tuvieren enxamás, el nacimientu de Llara. Olaya parióla enantes de la cuenta, polo que tuvo a pun tu de nun llograse. Yera un meruquín arrugáu y prietu, que nun facía más que llorar; pero col tiempu y los aires de Peñamayor féxose una rapaza que llamaba l’atención. Yera melguera y tímida, anque mui sociable. A los quince años yá tenía tola estolaxa d’una muyer fecha y drecha, con una llarguísima melena negra, del mesmu color que los güeyos y les alpargates. Los sos padres yá con ocieron delles aventures ensin importancia con mocinos del cercanu pueblu de Melendreros, aven tures qu’ellos entendíen mui bien, porque, amás, nun tenía Llara Cuesta Montes el pelligru de les otres moces. A Llara nun llegare tovía la señal que fai a la muyer tener qu’alloñase de los homes, I’anuncia de que Dios la maldiz faciéndola perdese en sangre por incitar a cayer en pecáu, por animar al machu a escaecer les lleis del Paraísu.

   Anque esta cuestión pudiere trayer problemes mélicos, polo anormal del fechu, a Xuan y Olaya nunca-yos preocupó, sinón tolo contrario. Yera una bendición de Dios pa que la so Llarina nun viniere pa casa con dalgún disgustu. Inclusu tuvo mozos la rapaza, dalgunos hasta los presentó en casa, comu asocedió con Toño’l pastoru, mozu aburráu pero noblón. A Llara paecía que gustaba, pero cuandu llevaba viéndose con él lo menos cincu años y cuandu tol mundu los daba yá por empareyaos, ella llegó un día a casa y díxoos que terminare con Toño y que nun quería saber más nada d’él, porque nun quería engañalu,”y amás otra cosa, güei pela tarde viénome la maldición “. Tenía venticincu años. Baxáronla al mélicu por indicación de don Medero, el veterinariu, que subiere a lo de les vacunes.

   —Verá, don Manel, traémos la chavala, porque viéno la regla y díxonos don Medero l’albeite que paecía un poco raro que tardare tanto.

Dempués de face los análises correspondientes díxoos don Manel que nun atopare nada raro na moza, que yera un retrasu hormonal, que d’otra manera nun vía dengún problema, pero, eso sí, qu’agora s’anduviere con cuidáu lo que facía colos mozos. Contentu asgaya subió pa so casa Xuan Cuesta, porque la so fía nun tenía dengún asuntu gafu.

   Too siguió’l so ritmu normal, curiando’l ganáu ellos y trabayando en casa y cortexando con precauciones, ella. Too foi bien hasta qu’un día, a la hora de cenar, Llara Cuesta Montes dio la noticia en casa de la so preñez. La so madre por poco se desmaya y so padre púnxose fuera de sí.

   —Pero bueno, muyer, ¿Nun te despliqué bien claro’l peligru que teníes agora? ¿Nun te dixi que te podía pasar esto? ¿Nun te proporcioné los medios pa evitarlo?

   —Sí, papa. Tuvi en cuenta tolo que me desplicasti y usé los medios que me disti, pero nunca pensé que tamién tuviere qu’emplegalos contigo, siempre creyí que col propiu padre nun había dengún peligru.

   —Porque esto que llevo adientru ye tuyo, papa.

   Olaya Montes nun recuerda cásique nada dempués d’aquella conversación. Nin les peticiones de perdón de la so fía, nin les pallabres de Xuan Cuesta diciéndo que la quería, pero que nun había manera d’evitar una cosa asina, que yera daqué que tola familia llevaba na sangre. Cuandu los mélicos entrugaron a la probe muyer porqué fixere una cosa tan increyible ella namás dicía que les maldiciones hai que cortales de raíz y que “nunca llovió que nun abocanara”.

   Olaya Montes foi condergada a trenta y siete años de cárcel por parricidiu de la so fía y el so home, “pena agravada en cincu años y mediu pol estáu de xestación de la primera”, anque conmutáron la pena pola de reclusión nun centru siquiátricu hasta una prósima revisión del casu. Y ye’l día de güei que’l personal del centru nun se desplica cómu cada añu, tolos ventiún de marzu, ella despierta pela mañana, con una sonrisa nos llabios y los güeyos brillantes de felicidá, mentres el cuerpu desnudu–y apaez anubríu por un mantu de pétalos de roses.

 

                                                  (de Silvia la negra)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuentos de Asturias ( Comenzando por los " Perreros" ). Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Relato en Asturiano/Nunca llovió que nun abocanara

  1. mimosina dijo:

    Hola mi reina,bueno,ya sabrás que la mona no avisó a nadie de lo del domingo,así que ahora que lo se,pues na más decite que lo siento más que nada por ti,ya que a ella vila una vez na más.Tu yes fuerte y sabrás sobreponete,pero sabes que puedes contar conmigo para lo que sea,espero ir a tomar un cafetin esti finde y ver el pisin de la mona y asi distraenos todes un poco parezte???Muchos besinos de la del circo,jejee(tu ya me entiendes..)
    PD. Esto parez que retomó algo el aspecto que tenia no???

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s