Monologo/ Ir al ginecólogo…

  

 

 

 

Desde luego quien escribió este monólogo fué una mujer…… y no es del club de la comedia…..aunque esté entre ellos.

 

A los que nunca habeis ido al ginecologo:

 

 

Lo peor de ser tía es tener que ir al ginecólogo, cosa que parece bastante desagradable de por sí, pero nonononono, estais equivocados…ES MUCHO PEOR DE LO QUE IMAGINAIS…

Imaginad que llegáis a un centro médico, lo cual da bastante mal rollo, entráis a una sala, donde un tío con una bata blanca (llamado ginecólogo o tocólogo (esto último es más acertado…), generalmente desconocido os empieza a preguntar: ¿Cómo se llama?, ¿dígame su teléfono?, dígame su dirección, dígame su número de la seguridad social, hasta aquí todo va bien, pero la conversación empieza a ponerse verde y más verde, y el tío sin cantearse: ¿Cuándo le bajo la regla por primera vez? , ¿Tiene usted flujo abundante? ¿Cada cuanto le viene? ¿tiene reglas dolorosas?

Hasta aquí, aunque es desagradable, es medianamente razonable pero de repente va y te larga: ¿cada cuanto tiempo folla usted?…bueno, quizá aquí, me he desmedido, posiblemente dijera mantiene relaciones sexuales, pero claro, es que al final, la información es la misma, que mas da como te lo diga!!…bueno, pero esto no es lo peor, por que además sólo pasa una vez, después de preguntarte por lo profundos, lo largos y lo húmedos de tus polvos, se pasa a otros lodos, a la CARNAZA y te dice: pase detrás del biombo y descúbrase: No creáis que lo de descúbrase es asomarse por el biombo y hacer UH!, nonononono, por si no lo has entendido bien, el tío te dice: desnúdese de cintura para abajo y desabróchese el sujetador…toma castaña!! Y te dice tapese con esto (el “esto” es un chaleco de papel azul, bastante grande, pero nada elegante, claro…Total que cuando entra el tío, te ve en pelota picada (eso sí ataviada con ese elegante atuendo azul y los calcetines blancos, como los pitufos para dar más glamour…no te jode…) espatarrada con las patas en ese aparato tan horroroso de metal, y mirando al techo…

Total que os podéis imaginar que no es una postura nada relajante, así, que nada, el colega se calza unos guantes, y te empieza a toquitear, pero con seriedad, el tío es que ni se inmuta, todo el día tocando almejillas, si es que parece el pescatero…

Eso sí, el día que te toca citología, que es cuando te sacan una muestra de dentro para analizarla y ver que tal andas por los bajos…No es que duela, es que la situación no pone demasiado, y a veces está complicado acceder al lugar del análisis, para ello, los tocólogos tienen un artefacto en forma de pinzas del marisco pero de plástico, claro yo una vez estaba totalmente inaccesible, (si el gacho hubiera estado de buen ver pero este debió haber hecho la mili con franco), así que el tío la saco (la pinza) y trató de incrustármela, como aquello estaba muy complicado, el tío, que sabía más que los ratones coloraos me dice tose, yo toso y RACA…me la hinca…(la pinzaaa)

Pero esto no es lo peor que me ha pasado, lo mas divertido fue el día que llego al ginecólogo y me encuentro al de siempre y a un chaval joven con una bata blanca también. ¡¡Supuse que sería el enfermero pero no!! El médico me lo presentó como un alumno en prácticas, aunque ¡¡jamás imaginé que el conejillo de indias iba a ser el mío!!, Bueno el caso es que tras alcanzar la gloriosa postura descrita anteriormente, el ginecólogo de verdad estaba a mi lado y el aspirante delante de mi con LA PINZA!! Así que coge el tío intentando encontrar el hueco correcto donde meterla y yo pegando un pequeño rebote a cada fallo, imaginaos al ginecólogo dándome cachetazos en el jamón para tranquilizarme… y dirigiendo al otro por aquí nonono por aquí…no me puedo imaginar la cara del pobre chaval que vergüenza…imaginaos con la novia…por aquí por aquí por aquí BINGO!! Menos mal que al final acertó, porque un pequeño error y me extirpa una almorrana…

Bueno así que después de toda esta historia, ya comprendéis lo que significa ser un conejillo de indias…hasta otra!!

 

…………………………………………………………………………………………

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Monologos del club de la comedia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s