Una rogativa

 

 

 

ANTOLOXÍA

 

ÁLVAREZ BARDÓN, Cayetano

 

(1880 ó 1881–1924)

 

UNA ROGATIVA

 

Yera allá por San Xuan y teníanos la hierba nos plaos numás aguardando pola gadaña, y peque diba mu bien polas montañas, pos lu ciertu ye que nu abaxaban los gañines. Toos se queixaban de lu mesmu, pos el centenu echábase encima tamién y menos dalgunos cachicos —que va que lu semoron mu seruendu— que se diba quedando un poucu cirueñu, lu outru ya estaba pa mete–y la fouz y tantu fui que dalgunos escomenzoron a tumbalu sin asperar nin nada a atropar la hierba. Sobre tou las tierras que nu estaban amayadadas, nun se deixaban asperar.

Nosoutros, on peque tenimos un poucu más de fertuna, pos ye’l causu qu’acertemos a “atrapar” unos gañines de Llaciana, y escomencemos a segar a más y muyor.

Yera’l die comu vos digu de la vispra de San Xuan que ye un die de mucha feria en Llión, asina ye que lintres que los gañines facién tiempu picando las gadañas, a que s’allivantara un poucu más el sol y fuyera l’orbayu, you diba p’acá y diba p’acullá pola rodera mirandu la xente de la montaña que diba pa la feria.

Pasoron muchos muchos, y diban toos con unas veceradas de vacas que pasmaban. Va qu’habié güenos pastos p’arriba pos diban llucidas de verdá.

Dispués pasoron outros cuantos d’a caballu, d’unas yeguas mu maxas y you que los miréi bien, vide asina unu qu’alleguéi a crer que yera un primu pola llinia de la mi muyer que tamién ye de por allá, pero ¡corcho! desiguida notéi qu’estaba encartiáu. Nun yera él, nin con dos lleguas; pero velaí que miróu pal nuestru plau, y p’allá s’encaminóu. A la cuenta, va que yera del mesmu puebru de los nuestros gañines, porque desiguida s’allevantoron a pregunta–y pola salú.

You asina que lu vide dir p’allá, fu tamién, pos díbanseme los güeyos tras d’aquella yegua ñegra. Ariméime bien pa vela muyor, di–yes un cigarricu d’a nueve perrinas, y tous n’amigable compaña parlemos un ratu mu grande, y yá se diba a marchar el de la yegua, cuandu’l gañín que yera más vieyu apreguntó–y si habié dalguna ñovedá pol puebru.

—¡Ai hom…! Nun m’alcordaba’l decívoslu; sí la hai y mu grande, hom—contestóu-yes; y siguiéu d’aquesta manera—. Convién que lu sepades, hom, y muchu que convién, pos hedes saber, chachos, que la coyecha diba tan priada comu cuandu marchestes: un pan ralín, ralín, pol mor de la sequiya; y comu nu aparentaba llover ni aqueixe ye’l caminu, el Domingu numás acabase la misa saquemos en porcisión pol campu alantre a nuestru patrón San Ambrosiu, y el dimoñu me llevi si nu está lloucu, pos numás sacalu por aquellos teisos esgargallaos de Valpierna, escomenzóu a cayer un pedriscu tan grande tan grande, que gracias que nos deixóu pa contalu. Cayíen pedruscos comu ñueces ¡porra!, que nos baldoron la coyecha del tou. Llevóula dafeichu, y nun deixóu pan pa llenar una escudiella y por fin y por postre, matóunos las oveyas.

Aquellu nun yera cousa de deixalu asina, y ye’l casu que tornemos pal puebru y tiremos al Santu pa entrás la puerta la Igresia. Petóu con nosoutros que semos comu’l mesmu pan, ¿que si peta con outros?

Hora que se las apañe solu. ¡Cata nos lu urdenóu l’indinu…!, peru a poucu más, esgañámosnos toos de tantu dici–ye cousas, y bien que se lu merez, asina escarmará pa outra ve. ¡Vade, vade fixándovos si hai que fiase de naide!

On nun paremos nestu, que yera poucu y habié que vengase bien: sin movenos d’allí mesmu, axuntemos Conceyu y alcordemos conformes y de toa conformidá nun crer más en Dios por siete años.

 

 

                          (En El cuentu asturianu (1860–1939)

 

 
 
 
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuentos de Asturias ( Comenzando por los " Perreros" ). Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Una rogativa

  1. ' Alvaro dijo:

    Me llena de orgullo que entre los autores elegidos en esta seleccion, cuente con don Cayetano Alvarez Bardon, pero, a la vez, me entristece que no se molesten en ofrecer datos tan fciles de conseguir como es el nacimiento, el fallecimiento, etcetera. Siento tambien gran indignacion cuando se refieren a este autor cn el nombre de Cayetano A. Bardon, hasta el punto de que en la calle que le han puesto en su pueblo natal de Carrizo de la Ribera (Leon), figure de esa manera, obviando su primer apellido ALVAREZ, tan de Leon, dando mas eco al segundo BARDON que, a fin de cuentas, no es de la tierra hasta que en el Siglo XVIII se afinco el primero de ellos, de origen frances. Ante la queja, el Alcalde respondio que ¡NO CABIA EN EL CARTEL! "…alcordemos conformes y de toa conformida nun crer mas en los politicos por siete años". Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s