V.I.P. SEVERO OCHOA

 A pesar de ser una de las primeras biografias que puse en este blog, Severo Ochoa, no aparece por ningun lado asi que volveré a ponerla ya que tan ilustre asturiano no puede estar sin ella en este espacio.
 
 

Severo Ochoa de Albornoz  24 de septiembre 1905 en Luarca, Asturias – † 1 de noviembre 1993 en Madrid), científico de nacionalidad española y desde 1956 también estadounidense. Galardonado en 1959 con el Premio Nobel de Fisiología o Medicina.

Biografia completa:

 

El profesor Severo Ochoa  Albornoz nace el 25 de Septiembre de 1905 en Luarca (Asturias). Severo Ochoa estudió en Málaga, ciudad a la que se trasladó con su familia tras el fallecimiento de su padre en 1912. Su interés por la biología fue estimulado en gran parte por las publicaciones del gran neurólogo español Santiago Ramón y Cajal; Ochoa se trasladó a Madrid y cursó estudios de medicina que, en aquella época, eran los que mejor salida daban a sus perspectivas futuras.

 Se licenció en 1929 por la Universidad Complutense de Madrid doctorándose poco después. Sin embargo, nunca ejerció la medicina; el mismo declaró en numerosas ocasiones que no había visto a un enfermo desde que salió de la Facultad. Durante su estancia en Madrid vivió en la Residencia de Estudiantes, en la que ingresó en 1927, y allí fue compañero de grandes intelectuales y artistas de la época, como García Lorca y Salvador Dalí.

  Tras licenciarse trabajó en el instituto  del Kaiser  Guillermo en Heildelberg gracias a una beca de investigación. Durante este periodo trabajó sobre bioquímica y la fisiología del músculo. ochoa1ochoa3   Se casó en 1931 con Carmen García Cobián con la que no tuvo hijos.

   En la Universidad madrileña fue profesor ayudante de Juan Negrín y le fueron concedidas varias becas para ampliar sus estudios en las Universidades de Glasgow, Berlín y Londres, y principalmente en Heidelberg, concretamente en el Instituto Kaiser Wilhelm para la Investigación Médica; durante este periodo trabajó en la bioquímica y la fisiología del músculo, bajo la dirección del profesor Otto Meyerhof, cuya influencia fue decisiva a la hora de tomar una perspectiva en su futura carrera científica

 

En 1931, ya de vuelta en Madrid y en el mismo año de su boda con Carmen García Cobián, fue nombrado Profesor Ayudante de Fisiología y Bioquímica de la Facultad de Medicina de Madrid, cargo que ocupó hasta 1935. En 1932 realizó los primeros estudios importantes sobre enzimología en el Instituto Nacional para la Investigación Médica de Londres, y en 1935 fue invitado por el profesor Carlos Jiménez Díaz a asumir la Dirección del Departamento de Fisiología del Instituto de Investigaciones Médicas de la Ciudad Universitaria de Madrid.

En 1936 estalló la Guerra Civil Española y ello favoreció la partida de Severo Ochoa hacia ambientes más propicios para la investigación. Así, llegó de nuevo a Alemania y en ese mismo año fue designado asistente de investigación invitado en el Laboratorio de Meyerhof de Heidelberg, donde estudió las enzimas de ciertos pasos de la glucolisis y de las fermentaciones.

Pero tampoco duró aquí mucho tiempo, pues la invasión nazi no tardó en llegar y tuvo que salir del país, ya que su jefe era judío. En 1937 se trasladó a Plymouth y allí investigó en el Laboratorio de Biología Marina, y desde 1938 hasta 1941 se dedicó al estudio de la función biológica de la tiamina (vitamina B1) y de otros aspectos enzimáticos del metabolismo oxidativo, en el Laboratorio de Rudolph Peters de la Universidad de Oxford.

Emigró a los Estados Unidos en 1941, esta vez a causa del estallido de la Segunda Guerra Mundial. Comenzó su andadura americana con un cargo en el Departamento de Farmacología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, en San Louis, y allí realizó interesantes estudios enzimológicos con los investigadores Carl Cori y Gerty Cori. Posteriormente, en 1942, pasó a trabajar en la Universidad de Nueva York, donde permaneció gran parte de su vida; allí, y estimulado por su esposa, emprendió una carrera de investigación independiente que más tarde daría sus frutos, mientras realizaba su labor como investigador asociado en la Facultad de Medicina.

Aunque Severo estaba convencido de los beneficios que les reportaría la nacionalidad americana, dejó que fuera su mujer la que tomara, más tarde, la decisión de pedir la ciudadanía americana, que les fue concedida en 1956; pero según sus propias palabras él siempre se consideró "un exiliado científico, no político".

Sus experimentos realizados en esta época sobre farmacología y bioquímica, especialmente en el campo de las enzimas, le valieron la Medalla Bewberg de 1951. Investigó el metabolismo de los hidratos de carbono y de los ácidos grasos, y descubrió una nueva enzima que aclaraba el mecanismo de oxidación del ácido pirúvico (ciclo de Krebs); también estudió el papel del complejo vitamínico B en estos ciclos y el proceso de fijación de CO2 por parte de las plantas verdes. Pero sus principales investigaciones se centraron en los fosfatos de alta energía que participaban en las reacciones bioquímicas.

 

 

 

DISCURSO DEL PROFESOR SEVERO OCHOA DESPUÉS DE RECIBIR EL NOBEL

    Sus majestades, sus insignes reales, sus excelencias, señoras y caballeros, No puedo encontrar palabras adecuadas para expresar la profundidad de mi aprecio del gran honor que se ha hecho me, el honor más alto que un científico puede recibir, y me plazco muy compartirlo con mi asociado anterior, mi amigo de muchos años Arturo Kornberg. Soy profundamente consciente de la distinción de la cual mis colegas del Karolinska Institutet me han juzgado digno y no puedo pero me siento orgulloso, aunque humildemente así pues, para estar entre los grandes hombres que me han precedido. Éste es de hecho un gran desafío que me esforzaré para resolver con esfuerzo y esmero creciente puesto que el premio Nobel no es el extremo de una trayectoria sino el principio de un nuevo, y quizás el más arduo. Siendo un natural de España, el país a quien yo debe mucho de mi educación y fondo cultural, a mi gran precursor Santiago Ramon y Cajal me influencié profundamente. Entré en la escuela médica demasiado tarde para recibir sus enseñanzas directamente pero, con sus escrituras y su ejemplo él hizo mucho para despertar mi entusiasmo para la biología y para cristalizar mi vocación.

    Entre los grandes nombres que adornan el rodillo de los premio-ganadores Nobel en medicina es el de Otto Meyerhof, mi profesor admirado y el amigo, que a inspiración, a dirección y a estímulo debo tan mucho. Era muy afortunado haber trabajado también bajo dirección de otros grandes científicos y deseo reconocer mi endeudamiento a sir Rudolph Peters y a los prizewinners Carl y Gerty Cori Nobel que hicieron tanto para agregar nuevas dimensiones a mi perspectiva científica y para agrandar mi experiencia intelectual. Mi trabajo no habría sido posible sin la ayuda devota de los estudiantes de la investigación de muchos países con los cuales tenía la buena fortuna que se asociará sobre los años; ellos debo gratitud profunda. Mi gratitud y amor es también debido a mi gran país de la adopción, los Estados Unidos de América en donde I, tantos otros tiene, encontraron un asilo de la generosidad y de entender así como el ambiente ideal y las instalaciones para mi trabajo. En la bioquímica reciente de los años – la química de la vida – ha venido más y más en el primero plano de la investigación biológica. Esto es natural puesto que las reacciones químicas están en el fondo de toda la vida. El crecimiento enorme de la bioquímica no habría sido posible sin el comparable pero el desarrollo anterior de la química y de Suecia puede ser derecho orgulloso haber tenido pioneros excepcionales tales como Bergman, Scheele, Berzelius y Arrhenius que pusieron muchas de las fundaciones básicas de esta ciencia. Ella también tiene hombres que estén parados en la línea delantera de la bioquímica hoy.

   El estudio de la manera de la cual las sustancias básicas de la vida, los ácidos nucleico y las proteínas se perpetúan de la generación a la generación, que siguió la aclaración de su estructura química, y los avances espectaculares de la ciencia de la genética nos traen más cercano a una comprensión de la vida y la mayoría de sus características. El hombre tiene todos sino conquistó el átomo y ahora se está preparando para la conquista del espacio. Él ha destapado muchos de los secretos de la materia inanimada y comienza a cavar profundamente en el reino de la frontera entre el sin vida y la vida, el mundo de los virus. Él puede nunca encontrar la pista a la naturaleza o el significado de la vida pero podemos mirar adelante con confianza y la anticipación a una comprensión mucho mejor de muchas de sus cribas. En cerrándose mí debo tener gusto de expresar a nombre de mi esposa, de mi compañero devoto, y de mismo nuestro endeudamiento profundo para su recepción más amistosa y hospitalidad abundante.

        Muchas Gracias                         Estocolmo, 10 de Diciembre de 1959.

ochoa2

 

 
 
 
 
 
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Personas importantes de Asturias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s